Inicio Críticas películas El editor de libros

El editor de libros

Opera prima de Michael Grandage, con grandes interpretaciones pero con falta de gancho en el relato planteado

El editor de libros (2016)

El editor de libros: Tallar un diamante en bruto

· El editor de libros se cen­tra en el descubrimien­to y promoción del escritor Thomas Wolfe.

Max Perkins estuvo durante casi cua­­renta años al frente de la edito­rial Char­les Scribner’s Sons; publicó, en­tre otros autores, a Scott Fitzgerald y a Ernest Hemingway; esta historia se cen­tra en el descubrimien­to y promoción de Thomas Wolfe.

Nueva York, 1929. Perkins está co­rrigiendo textos en su despacho. Lle­ga un colaborador con un enorme paque­te de folios y le dice, «debe­rías echarle un vistazo». «Dime, al menos, que está a doble espacio». «No». «Pero, ¿es bue­no?». «No, pe­ro…». Perkins echará un vis­tazo a esos papeles y quedará hechizado por ellos.

No todo son alabanzas para El editor de libros, que tiene una puesta en escena pul­cra, en la línea del mejor cine de épo­ca británico. No cabe duda de que el oficio literario es el arte que plan­tea más problemas para ser retratado en la pantalla: subrayar en ro­jo una ho­ja de papel tiene poco atrac­tivo fren­te a las posibilidades del trabajo del compositor o el pintor, y este lastre pesa sobre la cinta. El director se en­frenta a la historia plan­teando un cho­que de personalidades: el editor es un hombre gris, or­denado, familiar; mien­tras que el autor es el artista bohemio y caótico. Además del respeto que sienten ca­da uno por el talento del otro, el artista ve en el editor la fi­gura pa­terna que no tuvo, mientras que el otro cree encontrar al hijo va­rón que la naturaleza le negó.

Encontramos continuos contrastes y opo­siciones que resultan exce­si­vamente teatrales, y lo mismo se pue­de de­cir de la interpretación: no en vano El editor de libros es la pri­mera pelícu­la que dirige Michael Gran­dage, veterano director de teatro, que debe fa­miliarizarse con el nue­vo medio.

Cabe decir que la interpretación, con toda su carga de histrionismo, es no­table y son los actores los que su­plen la falta de pulso del director. El re­sultado final es un biopic amable, una buena historia de amistad, una pe­lícula pulcra, muy británica, pe­ro no la gran obra que nos habían he­cho creer que sería.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ben Davis
  • Montaje: Chris Dickens
  • Música: Adam Cork
  • Diseño de producción: Mark Digby
  • Vestuario: Jane Petrie
  • Duración: 104 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • EE.UU., Reino Unido (Genius), 2016
  • Estreno: 7.12.2016
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil