Crítica El francotirador: Increíble Clint Eastwood

Bradley Cooper interpreta a Chris Kyle, francotirador en la guerra de Irak. La película comienza de un modo clásico; vemos a Kyle en una situación crítica, vigilando desde una azotea el paso de un convoy. Un flashback cuenta quién es, un tejano normal que acudía a rodeos, hasta que el 11-S le convenció de que debía alistarse para defender su país.

En plena guerra  la película que deja de ser convencional y se convierte en algo mucho más complejo e interesante. Clint Eastwood se centra en la guerra de Kyle, la que él libra, el modo en que la libra, y cómo le afecta. La película es un modelo de contención y sobriedad; planos cortos, cuidados, el combatiente tiene una misión que cumplir, algo que entiende, pero no tiene -el público tampoco- una visión de conjunto. Esta guerra es atroz, hecha de momentos de tensión en los que no sucede nada, pero el peligro acecha, y de explosiones de violencia. Para Kyle, además, ver la guerra pasar por la lente de su arma supone una continua y agotadora toma de decisiones de vida y muerte. Algo que lo transforma por dentro y lo convierte, a él y a su familia, en otra víctima de la guerra.

A los ochenta y cuatro años Clint Eastwood sorprende por su pulso firme, sigue siendo uno de los directores que creen en la épica de la acción en las películas bélicas, y al mismo tiempo sabe ser sutil. La historia la cuenta Bradley Cooper sin hablar, en uno de sus mejores papeles hasta la fecha: es su físico, su mirada, su manera de relacionarse con la gente en Irak y en Estados Unidos; el modo de distanciarse de su familia, a la que apenas ve, y cómo sufre por ello, sin saber poner remedio. A la vez, Eastwood satura los colores y marca la diferencia entre los dos escenarios, el bélico y el hogareño. La banda sonora, también obra de Clint Eastwood, es de una tremenda sutileza, acompaña sin hacerse notar y acentúa las impresiones en el espectador, que empatiza con Kyle.

El francotirador recuerda la oscarizada En tierra hostil. La aventura de los dos combatientes es similar, pero la película de Eastwood, sin permitirse ninguna frivolidad, además de tensión tiene bravura, y se permite mostrar algunos combates con el vigor de antaño, aunque adaptados a la guerra moderna y en un contexto tan extraño como un barrio de una ciudad iraquí, al modo de Ridley Scott en Black Hawk derribado: con múltiples tomas a ras de tierra, diversos puntos de vista, montaje rápido, en el que cada combatiente ve sólo una parte de lo que está ocurriendo, pero la continuidad es admirable y el espectador puede seguir el conjunto.

El francotirador no toma partido; queda claro que la guerra es horrible, los combatientes cumplen con su deber y pagan el precio por ello, las decisiones las toman otros.

Una obra notable, no una nueva «americanada», una de las pocas obras recientes serias y dignas sobre la guerra en general y la de Irak en particular.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Tom Stern
  • Montaje: Joel Cox, Gary D. Roach
  • Música: Clint Eastwood, Ennio Morricone
  • Duración: 132 min.
  • Distribuidora: Warner
  • Público adecuado: +16 años (V+SD)

American Sniper. USA, 2014. Estreno: 20/02/2015

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.