Inicio Críticas películas El juicio de los 7 de Chicago

El juicio de los 7 de Chicago

Aaron Sorkin ha rodado un absorbente thriller jurídico con muchas papeletas de llevarse el Oscar a casa

El juicio de los 7 de Chicago (2020)

El juicio de los 7 de Chicago: Siete acusados y un juez sin piedad

· Crítica de El juicio de los 7 de Chicago | Disponible en Netflix.

· El acierto de cas­ting -aunque sobresale la pareja Eddie Redmayne y Sacha Baron Cohen- es un punto fuerte de una película que, durante gran par­te del metraje, se desarrolla en una única sala.

En un año de ayuno de grandes estrenos, por culpa de la pandemia, Netflix ha lanzado dos de los títulos con más papeletas para llevarse a casa el Oscar a la mejor pe­lí­cula. Uno es Mank (David Fincher, 2020) y otro El juicio de los 7 de Chicago.

Aaron Sorkin recrea un mediático juicio celebrado en 1969 que sentó en el banquillo a siete acusados por pro­vocar altercados con la policía en una manifestación con­tra la intervención en Vietnam. Entre los acusados ha­bía de todo: desde hippies desinhibidos hasta ejemplares padres de familia. El proceso judicial, marcado por un juez decidido a la condena desde el primer minu­to, les servirá para encontrar los nexos que les unen en la protesta.


Sorkin es un gran guionista, un notable director y un ideólogo acérrimo. Sus películas destilan tanto cine co­mo política. Cuando uno va a ver una película de Sorkin sabe que se lleva a casa también un mitin, y no está mal porque Sorkin no engaña y su discurso es totalmente previsible. No hay sorpresas. También es cierto que suele ser la parte más endeble de su cine, porque pa­ra ajustar el discurso a veces hace sufrir a la historia o a algún personaje: aquí a la figura del juez que resulta un personaje de un maniqueísmo algo sonrojante.

Al margen de esto, Sorkin rueda un thriller absoluta­men­te absorbente. Desde el rapidísimo arranque, en el que presenta a los personajes (y mira que es complejo pre­sentar a tantos personajes de golpe), el espectador en­tra en un proceso complejo pero fácil de seguir porque Sor­kin pasa de puntillas por nombres o datos y centra su atención en los conflictos de los personajes, conflictos muy humanos y universales todos ellos. El acierto de cas­ting -aunque sobresale la pareja Eddie Redmayne y Sacha Baron Cohen, todos están bien y convincentes- es un punto fuerte de una película que, durante gran par­te del metraje, se desarrolla en una única sala.

Es cierto que hay algún tramo en que la historia se em­pantana, pero este fallo de ritmo se olvida pronto gra­cias al prodigioso clímax final, un ejemplo de cómo se puede cerrar con brillantez un thriller jurídico. En ese final, Sorkin demuestra que ha visto mucho y buen ci­ne. No se puede ser más clásico y, al mismo tiempo, no se puede ser más eficaz.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Phedon Papamichael
  • Montaje: Alan Baumgarten
  • Música: Daniel Pemberton
  • Duración: 129 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Netflix
  • EE.UU. (The Trial of the Chicago 7), 2020
  • Estreno: 16.10.2020
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Salir de la versión móvil