El mal del sueño: Una película sobre el desarraigo

Treinta años después de regresar de África, donde se fue a vivir con sus padres -trabajadores sociales- de pequeño, Ulrich Köhler volvió al continente con la intención de hacer una película sobre los europeos que viven allí. No es una autobiografía pero sí un relato bien narrado e interpretado sobre su experiencia personal acerca de la alienación que supone abandonar los orígenes, los peligros que entraña la expatriación o la ingenuidad de ciertos discursos occidentales proclives a solucionar los problemas africanos con dinero.

El mal del sueño nos presenta a Ebbo y Vera, un matrimonio alemán que ha vivido en diversos países africanos durante los últimos veinte años. Ebbo dirige un programa dedicado a la enfermedad del sueño mientras que Vera se encuentra cada vez más incómoda en la comunidad de expatriados de Yaoundé y sufre por la separación de su hija adolescente que vive en un internado en Alemania. Ella regresa a su país y él se queda con la promesa de reunirse con ellas en breve, pero África le va atrapando y alejando de su vida anterior, como ese mal del sueño que él procura combatir.

Ulrich ha intentado huir tanto de una visión romántica, tipo Memorias de África, como de una tragedia genocida de machete, y se instala en una ambivalencia teñida de afecto por el continente, en la que no hay personajes buenos o malos sino gentes bienintencionadas a las que, en palabras del propio cineasta, «resulta muy difícil y complejo vivir en una sociedad de la cual jamás formarán parte mientras que, al mismo tiempo, se acostumbra al estatus y a la autonomía que se puede tener allí». Recibió el Oso de plata al mejor director en la Berlinale.

▲ El desarrollo de esta metáfora sobre “el mal del sueño” que aqueja a ciertos europeos residentes en África.

▼ La morosidad del tercer acto rematado por un final trágico y abrupto vestido de leyenda.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Patrick Orth
  • Montaje: Eva Könnemann, Katharina Wartenas
  • País: Alemania
  • Duración: 98 min.
  • Público adecuado: +18 años (sexo incidental)
  • Distribuidora: The Match Factory

Schlafkrankhei

Reseña Panorama
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla