El padre de mis hijos: Cinéma vérité

La ganadora del Premio del Jurado en la última edición de Cannes es una película desoladora, muy triste. La cinta está basada libremente en la vida del productor francés Humbert Balsan, que fue presidente de la Academia de Cine francés y uno de los grandes dinamizadores de la cinematografía francesa actual. Su nombre estuvo detrás de películas de talentos consagrados -como Ivory y Von Trier (coprodujo Manderlay)- y de nuevos cineastas orientales a los que ayudó a filmar sus primeros trabajos.

Una tragedia, archisabida para los espectadores que conozcan la vida de este productor, rompe la vida de la familia de Balsan y parte también en dos la película. Lo que hasta ese momento era el retrato de un carismático cineasta rodeado por un asfixiante entorno de crisis económica en un sector duro y cruel como el que más, se convierte en un drama intimista protagonizado por una mujer destrozada y sus tres hijas.

Es muy arriesgado lo que hace la joven realizadora Mia Hansen-Love (30 años) -abandonar a un interesante protagonista, cambiar de registro, contar otra historia a mitad de metraje- y confieso que, como espectadora, hubiera disfrutado más con otro desarrollo. Pero la cruda realidad de los hechos es la que es. La historia es la que fue y reconozco también que pocas veces he tenido que hacer tan poco esfuerzo para creer que lo que pasa en la pantalla es sencillamente la verdad.

Y para eso había que partir la película, porque la realidad es que hay un antes y un después de una tragedia así. Y para eso Hansen-Love tenía que contar con un reparto soberbio. Y lo tiene. Las interpretaciones son tan naturales, el dolor de las niñas se muestra de una forma tan real, tan físico, tan medido a la vez (porque los niños son capaces de llorar y reír al mismo tiempo) que llegas a dudar que, detrás de la pantalla, haya una cámara y un director, que los actores hayan tenido que aprenderse un guión y que se hayan buscado unas localizaciones y unos secundarios y unos extras… ¿Cinéma vérité? Pues eso.

Lo mejor: Todas las interpretaciones son sobresalientes.

Lo peor: Lo arriesgado de la propuesta narrativa alejará a algunos de esta pequeña joya.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Pascal Auffray
  • Montaje: Marion Monnier
  • Duración: 110 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Paco Poch
  • Francia (Le père de mes enfants), 2009
  • Estreno: 6.5.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año