El punto sobre la i: Forma y fondo

Las snuff movies o películas rodadas en vivo y en directo y sin la participación voluntaria de sus protagonistas se han convertido en un argumento recurrente del cine desde que Amenábar hiciera Tesis. La última que llegó a nuestras pantallas fue La cámara secreta. La película británica El punto sobre la i, seleccionada para el Festival de Sundance, da una vuelta de tuerca sobre las posibilidades narrativas de mezclar ficción y realidad, cine y vídeo, creando una compleja e inquietante trama única.

La víspera de su boda con Barnaby, Carmen besa a un atractivo extraño, Kit, como parte del guión de una despedida de soltera. Se inicia una inesperada relación con este joven que pone en peligro la boda que Carmen había deseado tanto tiempo. Lo que parece un típico trío amoroso, mil veces visto, es algo muy diferente, según desde quién se mire.

El punto sobre la i es una singular película que comienza con el aspecto de un drama romántico y poco a poco nos descubre que en realidad estamos ante cine negro. La protagonizan unos correctos Natalia Verbeke y Gael García Bernal y la dirige el debutante Matthew Parkhill, premiado novelista y guionista.

La película es brillante en su montaje y también, aunque menos, en su guión. Le sobran algunas escenas de sexo explícito y su moraleja responde a la clásica historia del cazador cazado. Aunque su valor está en sus hallazgos narrativos y no en su tratamiento temático, bastante tópico y prescindible.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Alfonso Beato
  • Montaje: Jon Harris
  • Música: Javier Navarrete 
  • País: España-Reino Unido  
  • Distribuye: Fox

Dot the I, 2003