El tiempo de los amantes: La aventura inesperada

Alix, una actriz francesa de mediana edad en plena crisis profesional y personal. Alix vive en Calais y la película arranca cuando ella toma el tren hacia París para unas audiciones («casting» se dice ahora). En el tren le llama la atención el rostro triste de un desconocido quien, a su vez, se fija en ella. Al llegar a la capital el desconocido le pregunta, en inglés, una dirección…

Jérôme Bonnell rueda, a golpe de planos secuencia, una pequeña crónica sentimental casi crepuscular. La historia ha sido contada mil veces, su versión madura no tantas, y bien hecha, muchas menos. El tiempo de la aventura, me gusta más ese título original que su traducción El tiempo de los amantes, ya que la aventura indica además de la infidelidad, algo inesperado, una invitación a algo diferente, que es lo que en realidad sucede a esta singular pareja: un británico más que cincuentón, con una pena a cuestas, conoce a una francesa cuarentona con ganas de gritar.

Los personajes tienen muchas cosas que hacer, tienen prisa; pero el objetivo de la cámara no la tiene, se toma su tiempo para contar lo etéreo, fijándose en detalles pequeños, y ofrece un bello relato. No es Breve encuentro, y no solo porque la película de Lean sea de 1945. Pero invita a pensar sobre cosas que importan, que son fuertes y frágiles, que se tardan en construir pero que pueden derruirse con rapidez. Que se construyen a toda prisa y se pueden ir deteriorando con el tiempo.

Ficha Técnica

  • Duración: 105 min
  • Público adecuado: + 18 años (X)
  • País: Francia
  • Título original: Le temps de l’aventure
  • Año: 2013
  • Estreno en España: 21.11.2014

 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.