Inicio Críticas películas El Último Lobo

El Último Lobo [8]

El Último Lobo es una magnífica cinta de aventuras, el género que Annaud domina.


8Dirección: Jean-Jacques Annaud Guión: John Collier Fotografía: Jean Marie Drejou Montaje: Reynald Bertrand Música: James Horner Intérpretes: Feng Shaofeng, Shawn Dou

- Anuncio -

Duración: 121 min. Distribuidora: Vértigo Público adecuado: +7 años

Wolt Totem. Francia-China. Estreno en España: 10.04.2015

Annaud el aventurero

Hay directores artesanos. Ruedan películas brillantes. Son capaces de saltar del thriller a la comedia, trabajar por encargo adscritos a un estudio. Es la figura clásica del director hollywoodiense. Un tipo eficaz. Un profesional.

Hay directores distintos. Viven para rodar, a veces de manera abrupta e imperfecta. Son esclavos de historias que les obsesionan. No pertenecen a nadie, son nómadas. Para ellos el cine no es un trabajo. Es una forma de vida.

En la entrevista que acompaña esta crítica le preguntamos al director de El último lobo por su afinidad con el argumento de su película. Annaud vino a decirnos algo que sospechábamos, “es la historia de mi vida”. La película cuenta efectivamente el recorrido de un personaje que sale de su mundo confortable, el Beijin de finales de los setenta para vivir una experiencia límite en la estepa mongola junto a una comunidad de pastores.

El tema de El Último Lobo es la ruptura, el contacto con otra cultura. Algo que Annaud vivió en sus primeras experiencias como cineasta en África precisamente en los mismo años que el protagonista de la cinta; el contacto con lo desconocido -como a Chen- le descubrió a Annaud su verdadera vocación.

El Último Lobo es una magnífica cinta de aventuras, el género que Annaud domina. Todas sus películas cuentan lo mismo. Ya sea en una comunidad monástica –El Nombre de la Rosa, Siete años en el Tíbet–, un ejército profesionalizado –Enemigo a las puertas– o un ecosistema indómito –El Oso–: un extraño penetra en una comunidad, se produce el choque cultural, el extraño aprende.

La visión del mundo sin embargo es original. A diferencia de Herzog –otro cineasta nómada y aventurero– el director de El Amante, sin ser un ingenuo ecologista, siempre ha buscado la comunión. Si para Herzog la naturaleza tritura al hombre, para Annaud el hombre es uno más; parte de un juego salvaje en igualdad de condiciones con el resto de jugadores.

Lo que sorprende es que un director de setenta años entregue una película tan jovial como El Último Lobo. A nivel técnico la cinta –exhibida en 3D- es sobresaliente. La combinación de efectos visuales y secuencias rodadas con animales es espectacular. Apenas se siente la distancia entre imágenes reales y recreadas. El fresco resultante, transmite el ruido y la furia de la vida en la estepa.

Pero como en sus otras grandes cintas, Annaud va más allá de la recreación de un tiempo y un espacio. Se trata de narrar una historia, un cambio profundo en un personaje. Para ello cuenta con un guión sobresaliente de John Collier atento al paso del tiempo y las estaciones, repleto de experiencias límite y cercano a los personajes. En ese sentido es de destacar la peculiar subtrama amorosa, como en los viejos westerns en muchas películas de Annaud el protagonista –Adso en El nombre…, Henrich en 7 años…- sufre cuando la mujer que ama no acepta su condición de ave de paso.

Annaud siempre rueda con los mismos colaboradores, lo cual le ha permitido hacer películas en decenas de países distintos con resultados siempre de aceptable calidad comercial. Uno de ellos es el músico James Horner, gran nombre de la banda sonora, que una vez más regala un festival musical que añade la adecuada dimensión épica al relato.

El Último Lobo puede ser disfrutada como una historia de aventuras entretenida y de imagen poderosa. No obstante Annaud, cuya entrada en China fue prohibida, ha rodado una epopeya pagada precisamente por aquellos que hace una década le prohibieron rodar en su territorio.
Cuando le preguntamos cómo había conseguido saltarse dicha prohibición, nos miró con sus ojos de lobo y respondió: “fueron listos y decidieron llamarme”.

Es tan señor que hasta los viejos enemigos le requieren cuando se trata de hacer lo que mejor sabe hacer. A su manera el director francés quizá también sea el último lobo del cine de aventuras.

Fernando Hernández Barral

Fernando Hdez. Barral
Fernando Hdez. Barral
Profesor de Historia del Cine y Análisis del texto audiovisual