El último tren: Dignidad ferroviara

Con las esencias, en la retina y el oído, del primer robo de un tren en la historia del cine (Asalto y robo de un tren, E. S. Porter, 1903) y de Viaje a través de lo imposible, de Georges Mèliés (1904), Arsuaga apela al sentimiento y a la vida en su última película, que ofrece el reencuentro de un reparto consolidado (La Patagonia rebelde, de Héctor Olivera). Premiada en Montreal y Valladolid, ha sido seleccionada por Uruguay para el Oscar.

El robo de una locomotora da pie a una acción con sabor a road movie, acompañada de una interiorización de personajes bien construidos. El director ha elegido a tres de los grandes del cine argentino para llenar de incertidumbres personales a sus personajes. Aunque Arsuaga insiste en que el género al que más se acerca el film es el del western, ni sus protagonistas son los hermanos Dalton ni los escenarios son los de América del Norte.

La película -coproducida por España y Argentina- transcurre en el Uruguay contemporáneo, donde en una locomotora de treinta metros cuadrados los personajes sueñan en “el Uruguay donde el futuro ya pasó”. El tono amable esconde una vena crítica e inconformismo social, el malestar ante la actividad policial corrupta, la prepotencia del dinero y el interés mediático por las audiencias. Parece interesante, en este sentido, la opción por una sincera emotividad y por la amenidad, que no impiden una reflexión sobre la vida, en ocasiones ingrata y caprichosa.

Hay lugar para las discusiones cómicas, la desesperación por el paso del tiempo, el amor verdadero y la variedad de tipos y actitudes vitales. Todo marcado por una puesta en escena realista (reforzada por el trabajo de Burmann) y un ritmo acompasado, que en ocasiones lo es de tango.

La locomotora 33 supone la recuperación de un pasado perdido que se traduce en un acto de rebeldía. Los «viejitos» se posicionan paradójicamente ante una juventud acomodada que venera el dinero de Hollywood. Gastón Pauls (Jimmy), con la venta del considerado patrimonio nacional a los grandes estudios americanos, se posiciona como el antagonista del sueño de libertad.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Hans Burmann
  • Música: Hugo Jasa
  • País: Uruguay
  • Año: 2002
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año