El último verano: Vidas circenses

Kate es la hija del dueño de un pequeño y viejo circo. Kate abandonó la vida circense hace años por un oscuro suceso, ahora ha vuelto pero su comportamiento es misterioso. Vittorio, un italiano que acaba de conocerla, está decidido a descubrir el secreto que esconde Kate.

Confieso que me costó mucho terminar de visionar esta película de Jacques Rivette que apenas llega a los 90 minutos. Valoro su estilo sobrio, seco, cercano al teatro del absurdo, reconozco rasgos de genialidad en su extraña puesta en escena y, por supuesto, aplaudo las interpretaciones de Jane Birkin y Sergio Castellito (Las Crónicas de Narnia: El príncipe Caspian) pero con la misma fuerza reconozco que no consiguió interesarme ninguno de los dramas que me iban contando, es más, ni siquiera consiguió intrigarme el famoso secreto que sobrevuela El último verano.

Agradezco que medio me lo cuenten al final, pero creo que si no lo hubieran hecho tampoco habría perdido el sueño. En definitiva, que la culpa la puedo tener yo. Quizás son limitaciones de algunos críticos a los que, además de que les cuenten bien, les gusta que les cuenten algo.

Lo mejor: La sobria puesta en escena.

Lo peor: El insípido argumento.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Irina Lubtchansky
  • Montaje: Nicole Lubtchansky
  • Música: Pierre Allio
  • Duración: 84 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Baditri
  • Francia (36 vues du pic Saint-Loup), 2009
  • Estreno: 25.3.2011
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete