El verano de Martino: Inane drama playero

No se entiende muy bien lo que pretende el director de El verano de Martino, película en clave nostálgica-dramática con vuelta de tuerca de realismo mágico que recrea el verano de un adolescente, con tópica historieta de iniciación sexual y una relación de amistad que se establece con un militar norteamericano surfero.

Esta opera prima es, apenas, un telefilme con muy poco recorrido y una realización elemental. La referencia a un doble atentado terrorista ocurrido en Italia en 1980 no hay quien la entienda (bueno, la verdad es que sí, porque la peli es más simple que un cubo), se supone que el autor del guión lo dejará más claro en la novela. Lo de «Dragut»* (ese realismo mágico tan pasado de moda), para salir corriendo.

*La leyenda de «Dragut»: un príncipe que decide viajar más allá del Arco Iris y zambullirse en las profundidades del mar para encontrar una vasija mágica. Si lo logra, el mundo nunca más volverá a conocer el dolor ni la muerte.

Lo mejor: Algún plano de la playa.

Lo peor: El pésimo guión.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Vladan Radovic
  • Montaje: Paola Freddi
  • Música: Roberto Colavalle
  • País: Italia
  • Duración: 90 min
  • Público adecuado: +18 años (sexo incidental)
  • Distribuidora: Sherlock
  • Estreno en España: 2 diciembre 2011

L’estate di Martino