En un lugar sin ley: Almas envueltas en cuerpos

En un lugar sin ley. Este western de corte moderno aprovecha un cuarteto de actores brillantes y un guión sutil

Bob (Casey Affleck) y Ruth (Rooney Mara) son una  jo­ven pareja de fugitivos en los años 70. Cuando la policía logre capturar a Bob, éste tendrá que escapar de la cárcel y recuperar a su familia.

Más de uno ha comparado esta película con Malas tie­rras, la opera prima de Terrence Malick estrenada en 1973 y ganadora de la Concha de Oro en San Sebas­tián en 1974, con Concha de Plata a mejor actor para Mar­tin Sheen.

Más allá de la coincidencia en la temática, hay ciertas similitudes en planificación, fotografía, uso dramá­ti­co de los paisajes y un guión minimalista que facilita las dobles lecturas.

Si Malick contaba con dos actores estratosféricos (Mar­tin Sheen y Sissy Spacek), el primerizo Lowery (has­ta ahora cortometrajista) tiene una pareja protagonista envidiable: Casey Affleck (Adiós pequeña, adiós, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford) y Rooney Mara (La red social, Efectos secun­da­rios). Con esos dos actores, con su voz, contención y mirada, es muy difícil no hacer una buena película. Ade­más hay dos secundarios de notable peso interpretativo y dramático: Ben Foster y Keith Carradine.

Con bastante humor, el director de esta cinta decla­ró que el tráiler de acción que promociona esta pelícu­la poco tiene que ver con la realidad. “Me pasé años es­cribiendo un guión con disparos y muertos, pero aque­llo me aburría profundamente. En realidad, más que contar una historia, yo quería captar un sentimien­to”.

Ciertamente la película logra transmitir un romanti­cis­mo épico en el que los personajes luchan por mantener una belleza oculta. Quizás haya un exceso de abs­tracción en algunos tramos en los que la historia pier­de demasiada importancia, pero el director logra in­volucrarte en el alma de unos cuerpos mortales y he­ridos que aspiran a la perfección espiritual. De ahí el sentido del título original de la película (Ain’t them bo­dies saints), desgraciadamente trastornado en la traducción española.

Lowery ha afirmado que no conocía las películas de Ma­lick cuando rodó este filme, pero que después de ver­las quedó absolutamente encantado con Días de cie­lo y Malas tierras.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Bradford Young
  • Montaje: Craig McKay, Jane Rizzo
  • Música: Daniel Hart
  • Duración: 90 m. 
  • Distribuidora: Betta
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 9.5.2014

EE.UU. (Ain’t them bodies saints), 2013.