Encuentros privados: La hermosura de lo terrible

Tres años ha tardado en llegar a España esta destacada película. El éxito de Infiel, otra película de Ullmann, en la Sección oficial del último Cannes, ha permitido rescatar una excepcional cinta. Aún queda sin estrenar Cristina, hija de Lavrans, adaptación cinematográfica de una novela de la premio Nobel noruega, Sigrid Undset. Ullmann ha trabajado con un guión de Bergman, con el que estuvo casado y con el que trabajó como actriz. La fotografía es de un veterano colaborador de Bergman, Dreyer y otros maestros, que hubiera pasado a la historia sólo con su trabajo en El séptimo sello.

El montaje de la película es soberbio, en cuatro episodios que juegan con el tiempo, de modo que el tempo del drama moral se enriquece y se aleja del peligro de encallar en los largos diálogos que vertebran la película, que no en vano, se titula Private confessions.

La historia gira sobre Anna (Pernilla August), una mujer casada y con 3 hijos e inmersa en un adulterio. Anna está casada con un pastor protestante y el hombre al que se entrega fuera del matrimonio es Thomas, un estudiante de teología que se prepara para ser pastor y es bastante más joven que ella. Como los lectores habrán supuesto, Bergman insiste -después de los guiones de Las mejores intenciones, de August, y de Niños de domingo, de su hijo Daniel– en hurgar en sus recuerdos familiares: Anna es la madre de Ingmar Bergman, sobrina de un alto cargo de la Iglesia luterana sueca (Von Sydow en la película). La película eleva a la categoría de alarde la conversación entre el anciano pastor y su sobrina, a la que había preparado años antes para su Confirmación. Ullman, Nykvist, Pernilla August y Max Von Sydow construyen un monumento estilístico que pasara a la posteridad.

Si bien es cierto que la opción de Bergman es bastante repugnante (hay una cosa que se llama pudor, y el descarnado calvinismo no es que resulte muy amable), hay que admitir que Encuentros privados es, en medio de tanto eufemismo y banalidad, un acercamiento serio y terriblemente hermoso al adulterio y sus fatales consecuencias. Más serio y más hermoso, en la medida que el espectador de esta película sea capaz de valorar la atroz superficialidad de los que conciben la sexualidad como una realidad exclusivamente corporal, epidérmica, una realidad cuyas manchas y cicatrices parecen quitarse con una esponjita…

Ficha Técnica

  • País: Suecia (Enskilda samtal, 1996)
  • Fotografía: Sven Nykvist
  • Montaje: Michal Leszczylowski
  • Música: Dmitri Shostakovich
  • Estreno en Suecia: 7 de julio de 2000
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor