The Equalizer: El Protector: Recogiendo la basura

The Equalizer: El protector | Desde hace demasiados años Denzel Washington se dedica a lo mismo: acabar con el mal en el mundo a base de puños, balas e incluso misiles. El fuego de la venganzaEl libro de Eli, Imparable, 2 guns… Y es una pena porque es un actor soberbio. Así lo demostró la última vez que se liberó de su cliché de justiciero en El vuelo de Robert Zemeckis (2012), una magnífica y menospreciada película por la que recibió una nominación al Oscar.

The Equalizer partía con la ventaja de tener un director con un par de títulos interesantes (Antoine Fuqua: Training day, Shooter) y un guionista solvente (Richard Wenk16 calles, Los mercenarios 2).

Dentro de la rutina del argumento «acabaré con todos esos hijos de mala madre», el comienzo de la película es prometedor. Se dedica un tiempo a los personajes y a su perfil dramático con algunas escenas logradas entre Chloë Grace Moretz Denzel. Pero cuando empieza la ira del protagonista no hay nada que hacer. Los malos son muy torpes y él es el mejor. Y para que una película de 132 minutos aguante el paso del tiempo tiene que haber algo de vulnerabilidad, una cierta derrota puntual… No es el caso.

Aún así, cuando aún no se ha estrenado la película en más de la mitad del planeta esta producción ya ha ganado 135 millones de dólares (costó 55). Hay que reconocer que no se lo ponemos fácil al ganador de 2 Oscar por Tiempos de gloria y Training Day.

Ficha Técnica

  • Música: Harry Gregson-Williams
  • Fotografía: Mauro Fiore
  • Montaje: John Refoua  
  • Distribuidora: Sony
  • Contenidos: SV  
  • Público adecuado: + 18 años
  • Estreno en España: 17 de octubre de 2014

The Equalizer, Estados Unidos, 2014. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s