Inicio Críticas películas Escobar: Paraíso perdido

Escobar: Paraíso perdido [6,5]

El actor romano Andrea Di Stefano debuta con sorprendente solidez como guionista y director en este desasosegante biopic del narcotraficante Pablo Escobar

  Director y guionista: Andrea Di Stefano Fotografía: Luis David Sansans Montaje: David Brenner, Maryline Monthieux Música: Max Richter Intérpretes: Josh Hutcherson, Benicio del Toro, Brady Corbet, Claudia Traisac, Carlos Bardem Duración: 120 min. Distribuidora: eOne Público adecuado: +18 años (V+SD)

- Anuncio -

 Escobar: Paradise Lost. Francia, España y Bélgica. 2014. Estreno en España: 14.11.2014

Saturno devorando a sus hijos

El polifacético actor romano Andrea Di Stefano debuta con sorprendente solidez como guionista y director en esta desasosegante recreación de un fragmento de la recta final del poderoso y sanguinario narcotraficante colombiano Pablo Escobar (1949-1993), fundador y líder del Cartel de Medellín. El protagonista es Nick, un joven surfista canadiense que cree haber encontrado el paraíso cuando se reúne con su hermano en un pequeño pueblo de Colombia. Una playa de aguas azul turquesa, con arenas color marfil, olas perfectas… Allí conoce a María, una guapa y extrovertida chica colombiana. Ambos se enamoran perdidamente, y todo parece marchar muy bien. Hasta que María decide presentar a Nick a su tío: Pablo Escobar.

Con la saga de El padrino, de Francis Ford Coppola, como claro punto de referencia, Di Stefano hace derivar el inicial melodrama hacia el terreno del thriller, potenciando la intriga y endureciendo el tono en cada punto de giro del guion. En este proceso, se va perdiendo algo de contexto y hondura dramática, de modo que se deja la figura de Escobar un tanto en penumbra, sobre todo en lo referente a su hipocresía religiosa y al populismo que generó, dos temas interesantes en sí y que siguen teniendo plena actualidad. Más rotunda y sin fisuras es la condena del filme al narcotráfico y al submundo de las drogas, también en su brutal recurso a la violencia.

En cuanto al reparto, Benicio del Toro está sensacional como Escobar, Josh Hutcherson da la talla en todo momento como Nick —confirmando las cualidades que está desplegando en la saga de Los Juegos del Hambre— y los secundarios mantienen el nivel, sobre todo Carlos Bardem, cuya poderosa presencia física se impone en su caracterización de Drago, el cruel sicario de Escobar. También cabe elogiar la inquietante banda sonora del alemán Max Richter y la naturalista fotografía de Luis David Sansans. En fin, luces y sombras en un thriller por encima de la media.

 Jerónimo José Martín

Jerónimo José Martín
Jerónimo José Martín
Presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos. Profesor Historia del Cine Animación