Las altas presiones: No lugares

Tras un largo tiempo viviendo fuera de España por trabajo, Miguel regresa a su tierra natal, Pontevedra, en busca de localizaciones para una película de encargo. Así se presenta Las altas presiones.

En su segundo largometraje, Ángel Santos aborda el retrato de la crisis en general y la de la edad y el desencanto vital con no lugares como escenarios.

Las localizaciones por las ruinas industriales de la ría, los tonos apagados de la fotografía y un tempo lento agotador, acompañan con eficacia los vaivenes del personaje desubicado de Andrés Gertrúdix (Purgatorio, La herida), que busca una agarradera o un revulsivo que dé sentido a su vida.

Más que una historia, es una instantánea pesimista de un estado psicológico.

Se agradece el final abierto.

Cabe reseñar que Las altas presiones participó en la edición de 2014 del Festival de Cine de Sevilla, llevándose el premio Jurado Campus «Las nueva Olas» a la mejor película.

Sinopsis oficial: Miguel viaja a Pontevedra, su ciudad natal, con el encargo de registrar las localizaciones para una película. Su viaje lo lleva de regreso al lugar en el que creció, al reencuentro con viejos amigos, pero también, a la posibilidad de una nueva relación con Alicia, una joven enfermera. Miguel tratará de llevar a término su trabajo aunque casi siempre prefiera grabar a los lugareños con los que se encuentra, los movimientos y los rostros de sus amigos, los trenes pasando o el mar.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Alberto Díaz
  • Montaje: Fernando Franco
  • Duración: 95 min.
  • Distribuidora: Márgenes
  • Público adecuado: +16 (X-)
  • Estreno en España: 08.05.2015

España, 2015 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla