Fin: Tan elogiable como fallido

Hay películas que sirven como ejemplo; de lo que hay que hacer… y de lo que no. O mejor: sirven para demostrar que cocinar cine de género tiene su receta y que la falta o el exceso de ingredientes puede echar a perder el más suculento plato.

Fin es una de ellas. Jorge Torregrosa dirige un elogiable -pero fallido- intento de thriller apocalíptico. Elogiable porque se trata de un género complejo y apenas abordado en nuestra filmografía, bien rodado y con un buen nivel de producción y fallido porque solo un tercio de la cinta tiene interés, y ese tercio, para colmo de males, llega al final.

Sin ánimo de dar lecciones, el fallo del planteamiento y el nudo de Fin es bastante evidente, se llama déficit de escritura y, en concreto, insuficiente perfilado de personajes. Cuando tienes una historia grande -y la de un thriller apocalíptico tiene que serlo- la línea que separa lo convencional de la maestría se llama dibujo de personajes (de esto Spielberg sabe un rato).

Como crítica, soy consciente de que es mucho más sen­cillo analizar desde mi ordenador que escribir y ro­dar una película como Fin, que cuenta -ni­ más ni me­nos- el fin del mundo a través de la pe­sadilla que vi­ve una pandilla de amigos que rondan­ los 40 y que se reúnen después de 20 años.

Como no se trata de desvelar el argumento, sólo di­ré que lo que ocurre en los dos primeros tercios po­dría ser escalofriante pero no lo es, o lo es en es­ca­sa medida, entre otras cosas porque los perso­najes son tan huecos, están tan vacíos, que al espectador le importa bastante poco lo que les o­curra, aunque sea el fin del mundo. Para colmo, en­ ese tramo de la cinta, el protagonismo, en cierto modo, recae en los intérpretes más flojos, por lo que tenemos la ecua­ción cerrada.

Y la demostración es que, en el último tercio, y a­po­yándose en los personajes -mejor dibujados e interpretados con más solvencia- de Daniel Grao, Maribel Verdú y Clara Lago, la cinta se transfor­ma. Es­tamos ante otra película. El nervio y la intensidad sus­tituyen al tedio. Hay clímax. Notas el es­tómago y ya no te da igual lo que les pase a los personajes. Jun­to con eso… sientes la decepción de­ haber visto un producto pasable que podría ha­ber sido mucho más grande.

Ficha Técnica

  • Fotografía: José David Montero
  • Montaje: Carolina Martínez
  •  Lucio Godoy
  • Distribuidora: Sony
  • 90 minutos
  • Público Adecuado: Mayores de 16 años (V)
  • Estreno: 23/11/2012

España. 2012. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete