Hermosas criaturas: Mejor que Crepúsculo

La nueva saga juvenil es un híbrido entre los vampiros de Meyer y Harry Potter

Hay frases que resumen una crítica: «Es mejor que Crepúsculo«. Es lo que me dijeron antes de entrar a ver la película y afirmo cada palabra. Hermosas criaturas es Crepúsculo… y es mejor que Crepúsculo… pero nada más: no es buena, es mejor que.

Confieso que nunca había oído hablar de la tetralogía Dieciséis lunas que, por lo visto, ha vendido miles de ejemplares. Me he enterado de la historia mientras veía la película: el romance imposible entre un chaval de pueblo más simple que un cubo pero con aspiraciones a darse un garbeo por el mundo y una casper, una chica con super-poderes. ¿Es o no Crepúsculo? A la trama de amor que tiene que vencer obstáculos (que es lo que cuenta Stephanie Meyer página tras página) se suma aquí otro tema -el de la libertad o la predeterminación- que podría haber dado bastante juego…  si se hubiera tratado con un poco más de profundidad. No la hay. La misma ligereza, por cierto, con la que aborda la cuestión de la religión, que comienza ridiculizando de una manera bastante torpe -ya saben, las típicas cristianas cursis insoportables que uno solo querría abofetearlas por estúpidas- para después cambiarse de bando (y acabar mezclando la santería y el vudú con la homilía de la misa del domingo).

¿Y por qué es mejor que Crepúsculo? En primer lugar, porque lo difícil es ser peor. En segundo, porque hay algunas líneas de diálogo inteligente y con humor (no sé si se acuerdan de los diálogos de Crepúsculo, yo tampoco, pero sé que no era muda y que, entre suspiro y suspiro, soltaban algún ripio). En tercer lugar, porque los protagonistas -sus personajes y quienes los interpretan- les dan cien vueltas a los sosainas de Edward y Bella. Y en cuarto, y principal lugar, porque nunca hubiéramos soñado que, por los escenarios que recorrían los vampiros de marras, se pasearían Jeremy Irons, Emma Thompson y Viola Davis. Esto aquí pasa… y coloca a la película en otra liga. En la liga de Harry Potter. Película, por cierto, a la que Hermosas criaturas se parece también bastante… casi tanto como Crepúsculo. De hecho, dejémoslo en tablas.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Philippe Rousselot
  • Montaje: David Moritz
  • Música: Thenewno2
  • País: EE.UU.
  • Año: 2013
  • Duración: 124 min.
  • Público adecuado: +16 años (VS)
  • Estreno: 1/3/2013

Beautiful creatures