La extraña vida de Timothy Green: Fábula otoñal

Un cuento amable que, como el protagonista, madura poco a poco hasta terminar siendo una fábula deliciosa. 

Cindy y James llevan tiempo queriendo tener un hijo pero la Naturaleza no parece estar a favor. Una noche imaginan como les gustaría que fuese el pequeño Timothy Green. Y de una manera que no pienso desvelar, en medio de una tormenta, sus sueños se hacen realidad y aparece un chico adolescente.

Se nota que Peter Hedges es un buen narrador. Empezó a trabajar en el mundo del cine adaptando su pro­pia novela, ¿A quién ama Gilbert Grape?, en 1993. Es­ta emotiva y original película supuso la aparición de Leonardo Di Caprio, que fue nominado como me­jor actor secundario con tan solo 19 años. La carrera co­mo guionista de Hedges ha seguido ofreciendo trabajos interesantes como la comedia Un niño grande (2002), y otros títulos que también ha dirigido como Retrato de April, en 2003, y Como la vida misma, en 2007.

La extraña vida de Timothy Green tiene el peligro de ser una película amable y bonita con el temible sello de Disney. Hay que superar algún que otro subrayado sen­timental (especialmente en la interpretación excesivamente emotiva de Jennifer Garner) para disfrutar de una historia que tiene muchas virtudes. En pri­mer lu­gar, el niño protagonista (que ya apareció bre­ve­men­te en Como la vida misma) es todo un descu­bri­miento. De él depende que la película sea encantadora e inocente sin ser ñoña y elemental. Y el re­sultado es tan sa­tisfactorio como el de otro niño, Ja­red Gilmore, en la serie Érase una vez (otro cuento muy medido para ni­ños y mayores).

También merece la pena destacar el cuidado de los per­sonajes secundarios interpretados por Dianne Wiest o Rosemarie DeWitt (Mad Men, The company men). Todos ellos aprovechan un guión que no deja de sorprender con una extraña historia que, sin embargo, resulta muy natural y metafórica sin ser aliení­ge­na (algo que ha sido curiosamente criticado por un periodista norteamericano, probablemente fan incondicional del “personal” cine de Wes Anderson o Jim Jar­musch).

El compositor Geoff Zanelli (Hitman, Outlander, La ven­tana secreta) da un importante salto de calidad con una omnipresente música que alcanza el tono fantásti­co y emocional de la fábula sin saturar. La fotografía del oscarizado John Toll (Leyendas de pasión, Braveheart, La delgada línea roja) utiliza con maestría los co­lores de la naturaleza de este cuento otoñal.

La película acaba con la canción This gift, de Glen Han­sard (Once), una de sus composiciones más logradas desde Falling slowly. Con una mayor variedad instrumental, el cantautor dublinés se aleja del tono in­die a la vez que logra finalizar la película con una le­tra muy sugerente.

Ficha Técnica

  • Fotografía: John Toll
  • Montaje: Andrew Mondshein
  • Música: Geoff Zanelli
  • Distribuidora: Walt Disney
  • Duración: 105  minutos
  • Público adecuado: Todos
  • Estreno: 22/2/2013

EE.UU. (The Odd Life of Timothy Green, 2012)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año