Inicio Críticas películas La hija de mi mejor amigo

La hija de mi mejor amigo

Floja película que quiere imitar a Woody Allen en el planteamiento cínico y corrosivo

La hija de mi mejor amigo
La hija de mi mejor amigo

La hija de mi mejor amigo: Ni molesta ni convence, 100% light

Hugh Laurie protagoniza una floja comedia que arranca de forma transgresora para transitar después por un convencional «la vida es así». 

Dos matrimonios íntimos amigos. Dos familias inseparablemente unidas. Hasta que… un lío de faldas da al traste con todo. Como lo del intercambio de parejas está muy visto, la novedad es que ahora es la jovencita veinteañera la que decide tener un affaire con el padre de su amiga (o con el amigo de su padre, que lo mismo da).

Floja película que quiere imitar a Woody Allen en el planteamiento cínico y corrosivo para ir transitando después por un tono más convencional y supuesta bienintencionado. Al final, la cinta ni molesta ni convence, se queda en un cómodo medio camino dispuesta a no perder ningún espectador de los que acudirán al reclamo, o de Hugh Laurie, o de un argumento transgresor y divertido.


Pues ni demasiada trasgresión ni mucha diversión. Si, Hugh Laurie si sale… para que echemos de menos House.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Steven Fierberg
  • Montaje: Carole Kravetz, Jeffrey M. Werner
  • Música: Klaus Badelt, Andrew Raiher
  • Distribuidora: TriPictures
  • Duración: 90 minutos
  • Público adecuado: Mayores de 18 años (X-D)
  • Estreno: 14/12/2012.

EE.UU. (The Oranges). 2011. 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año

Salir de la versión móvil