Inicio Críticas películas La parte de los ángeles

La parte de los ángeles

Un Loach social, como siempre, pero optimista como casi nunca en una buena película digna de la Ealing.

 Ken Loach  Guión: Paul Laverty   Robbie Ryan  Montaje: Jonathan Morris   George Fenton   Paul Bannigan, John Henshaw, Gary Maitland, Jasmin Riggins, William Ruane, Roger Allam, Siobhan Reilly  Distribuidora: Alta   106 minutos  Mayores de 16 años (SD)

- Anuncio -

Reino Unido. (The Angels’ Share). 2012. Estreno: 16/11/2012.

Otra cara de Loach

La cinta arranca presentando rápidamente a un grupo de jóvenes parias a los que están juzgando por diversos delitos leves que van del vandalismo puro a los pequeños hurtos en una tienda. Ninguno va a la cárcel, las sentencias son horas de trabajo comunitario.

Robbie, hombre violento y con un largo historial de­lictivo, evita la cárcel porque su abogado asegura que se va a enmendar en vista de su inminente paternidad. Robbie y sus compañeros trabajan bajo la ama­ble vigilancia de Harry, hombre afable, aficionado al buen whisky, que decide confiar en Robbie y ayudarle porque ha visto la persecución que sufre por parte de antiguos compañeros, y porque le ha oído jurar que su hijo no tendrá la misma vida que él.

Juntos descubrirán lo difícil que es encontrar trabajo con un historial como el suyo, lo difícil que es cam­biar si no cambias de aires: “aunque tú quieras, ellos no te dejarán” dice uno de los protagonistas mi­rando a la vieja banda de Robbie

Loach (y su guionista habitual Paul Laverty) nos vuelve a sorprender, esta vez gratamente, con una película que los estudios Ealing no dudarían en considerar suya. Se trata de una comedia con un toque disparatado y una base profundamente rea­lista, relacionada con aquella extraordinaria cin­ta Whisky galore.

El viejo Loach de 76 años retrata una sociedad du­ra, margi­nal, cruel y estúpida; el nuevo Loach, que ya demostró su talento para la comedia en Buscando a Eric, encuentra soluciones, ve posibilidades de reformarse, de salir adelante, si se está motiva­do, si se cuenta con alguien dispuesto a ayudar… ¡Loach, optimista!

La película está rodada por el equipo técnico habitual de Loach, que vuelve a confiar en actores des­conocidos. Paul Bannigan da vida a Robbie, y nos aseguran que es igual al personaje que encar­na, incluida la cicatriz que le cruza la mejilla, conseguida en una pelea. Con él se estrenan también Ga­ry Maitland (Albert) y Jasmin Riggins (Mo); jun­to a ellos están William Ruane y John Henshaw, que ya habían actuado a las órdenes del direc­tor británico.

Un veterano realizador tan social como siempre, pe­ro esperanzado, que aprovecha para hacer un ví­deo publicita­rio para Escocia.

Fernando Gil-Delgado

Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.