Oz, un mundo de fantasía: Otro vuelo a Oz

 

Oz, un mundo de fantasía. Disney ficha a Raimi como piloto de un viaje a Oz muy parecido al original pero mucho más soso. Se hace largo pero gustará a los niños, especialmente a los que no conozcan el original. 

Sam Raimi tiene  53 años y lleva dirigidos 15 largos. Empezó con solo 18 años, en 1977, con It’s Murder. Y en su obra hay un poco de todo, con predominio del cine fantaterror de bajo coste.

En los últimos 10 años firmó las tres primeras entregas de Spiderman y una divertida cinta de terror de serie B, Arrástrame al infierno.

Oz: Un mundo de fantasía (el título original Oz The Great and Powerful deja claro que el protagonista es el mago) no es una película especialmente brillante, pero tiene algunos momentos conseguidos. Comienza muy bien (ciertamente de manera muy similar al original), acaba regular y tiene un segundo acto que es sencillamente tedioso.

Raimi es buen director y tiene algunos aciertos entre los que destaca la elección de James Franco, uno de los peores actores del planeta, que aquí está muy bien haciendo de sí mismo, en el papel de un mago calamitoso. El personaje de la Niña de Porcelana es delicioso y propicia los mejores momentos de la película. La puesta en escena es buena y el recurso a los efectos digitales y al 3D crea esa  espectacularidad manierista (populachera para mi gusto) que domina el cine norteamericano de gran presupuesto… pero que a esta historia le va bien, porque Baum jugó con la estética hortera.

El guión, que tiembla más que un flan, lo firman dos tipos de lo más variopintos, Kapner (Falsas apariencias, Inmersión letal 2) y Lindsay-Abaire (Robots, Corazón de tinta, El origen de los Guardianes, Rabbit Hole) que adaptan el cuento de Baum convirtiéndolo más que en una precuela, en una especie de variación, usando los mismos elementos pero desplazando la atención hacía el mago, obviando así a Dorita.

La historia de Baum es buena y lo que hizo Fleming en 1939 es una maravilla, en buena medida por las coreografía y las canciones. Una historia que ha visto /leído/oído todo norteamericano.

Disney se ha gastado 250 millones que, en principio, debe recuperar. Veremos.

Oz, un mundo de fantasía
Oz, un mundo de fantasía

Raimi se ha metido un berenjenal, un relato que no le va demasiado y en el que sería suicida reinterpretar. El director de El ejercito de las tinieblas cumple, aun dejando la sensación de desgana de quien cumple un encargo sin demasiada convicción.

Mila Kunis hace bien en llamar la atención en las redes sociales (¿o son promocionales?) con lo de la entrevista surrealista del tío que quiere ligar con ella: en la película está espantosa, perdida, despistada, no sabe por dónde le da el aire. Quien haya decidido que aparezca con esos espantosos pantalones de cuero negro merecería, si lo hubiese, un premio al peor estilismo del año.

Weisz y Williams ponen el automático. Y esa sensación de película con piloto automático domina demasiados minutos del largo vuelo de 130 minutos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Peter Deming
  • Montaje: Bob Murawski
  • Música: Danny Elfman
  • País: EE.UU.
  • Año: 2013
  • Distribuidora: The Walt Disney Company Spain
  • Duración: 130 min
  • Todos
  • Estreno: 8/3/2013

Oz: The great and powerful

Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor