Si fuera fácil: Dale a la manivela

Si fuera fácil | Judd Apatow vuelve a rodar la misma película: un larguísimo chiste de mal gusto.

Reconozco que siempre me ha costado entender el éxito de Apatow. Sus gracias me provocan asco y aburrimiento a partes iguales. Y la plantilla con la que construye sus películas -que arrancan con un concurso de desinhibición para cerrar con moralina bienintencionada- me parece más falsa que las joyas de Bulgari que venden en los chinos.

La película -una supuesta reflexión sobre la crisis de los 40 años- es más de lo mismo: una ristra de chistes escatológicos de pésimo gusto y nula gracia que terminan con una exaltación de la maternidad.

Pero la gente paga entradas de cine por ver películas que se anuncian con un tipo sentado en el váter con un ipad. Es decir que, a pesar de todo, Apatow tiene su público… que no soy yo.

Sinopsis

Típica casa y típica familia norteamericana. Pete (Paul Rudd), su esposa Debbie (Leslie Mann) y sus dos hijas: Charlotte (Iris Apatow), de ocho años, y Sadie (Maude Apatow) de trece. Pete pelea cada día para sacar a flote su discográfica, con peligrosos problemas económicos, lo que le lleva a mil y una discusiones con Debbie. Alguien les aconseja que deben aprender a perdonar, a olvidar y a disfrutar de la vida…

Si fuera fácil (2012)

Ficha Técnica

  • Fotografía: Phedon Papamichael
  • Música: Jon Brion
  • Montaje: Brent White
  • Distribuidora: Universal Pictures International Spain
  • Duración: 134  minutos
  • Público adecuado: Mayores de 18 años
  • Estreno: 22.2.2013

EE.UU. (This is 40). 2012

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete