Vacaciones en el infierno: Huyendo de los tópicos

Con Vacaciones en el infierno Mel Gibson da otro recital interpretativo en una película más trabajada e inteligente de lo que puede parecer a primera vista

Frontera mejicana. Dos delincuentes vestidos de payaso huyen de Estados Unidos. Uno de ellos acabará en una cárcel mejicana donde tendrá que sobrevivir a la corrupción ambiental de presos y policías.

Mel Gibson produce, escribe y dirige esta pelícu­la que en Estados Unidos se estrenó directamente en un canal de televisión de pago. En España, Filmax­ ha acertado plenamente al distribuir esta dura, en­tretenidísima e inteligente cinta.

El director del largometraje es Adrian Grunberg, que en su primera película demuestra que ha sabido asu­mir la experiencia de muchos años trabajando en la segunda unidad de películas como Amores perros, Traffic, Apocalypto o Wall Street 2: El dinero nun­ca muere.

En Vacaciones en el infierno muestra un México real, que poco tiene que ver con el colo­rista retrato que muchas veces muestra el cine norteamericano al dibujar el ambiente de países hispanos.

La fotografía de Benoit Debie te mete de lleno en el polvo y el olor de la indigencia desde el primer­ minuto. Una vez retratada la jungla, aparece Mel Gibson para dar credibilidad y humor a un personaje que tiene más matices que muchos de los des­tructores humanos que le ha tocado interpretar en su carrera.

La escena en la que imita la voz de Clint Eastwood en una llamada telefónica es antológica, una muestra más de las posibilidades interpretativas que tiene el poderoso registro vocal de un actor que puede hacer desde William Wallace a un personaje animado (Pocahontas, Chicken run).

Argumento imprevisible

La música del brasileño Antonio Pinto (Estación Cen­tral de Brasil, El señor de la guerra, Ciudad de Dios) no molesta a pesar de su omnipresencia. La va­riedad de la banda sonora hace que la película no deje de interesar y sorprender, apoyando un argumento que nunca resulta previsible y unos diálo­gos medidos e ingeniosos.

Las tramas secundarias de la cinta enriquecen mu­cho la historia, especialmente con los personajes in­terpretados por Dolores Heredia y Kevin Hernández (madre e hijo en la película). Sin ellos, el filme sería asfixiante y fácilmente cínico, y, en cambio, acaba teniendo detalles de ternura y comicidad que resultan oxigenantes.

Adrian Grunberg y Perskie, director y productor Vacaciones en el infierno

Ficha Técnica

  •  Benoit Debie
  •  Steven Rosenblum
  •  Antonio Pinto
  •  Filmax
  •  95 minutos
  • Mayores de 18 años (VS-)
  • Estreno: 26/10/2012

EE.UU. (Get the gringo), 2012

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete