Ex Machina: Sí, pero no

Ex Machina | Caleb, un programador de 24 años trabaja en una de las mayores empresas de Internet del mundo en Nueva York. Un día gana un concurso cuyo premio es una semana de vacaciones en la mansión privada del presidente ejecutivo de la compañía. Allí le espera un experimento fascinante: una mujer robot, obviamente muy hermosa (es la actriz sueca Alicia Vikander, protagonista de Un asunto real).

El novelista autor de La Playa (2000), luego guionista de 28 días después (2002) y Sunshine (2007) se estrena como director de cine con una película muy en su línea futurista apocalíptica. Entre medias, Alex Garland (Londres, 1970) ha hecho un poco de todo, como el guión de la segunda versión cinematográfica de Dredd (2012) y el libreto de un videojuego de ciencia ficción llamado Enslaved: Odissey to The West (2010) que versionaba la historia que dio origen a Dragon Ball. Sin duda, su mejor logro ha sido el guión de Nunca me abandones (2010), que adapta la novela de Kazuo Ishiguro en una gran película de Mark Romanek.

“Durante los pasados años he vivido varias experiencias cinematográficas, y todas me han conducido a esta película. He llevado a la práctica lo que he aprendido en el camino, pero sobre todo he intentado dar el espacio suficiente al equipo para que hiciera su trabajo de la mejor manera posible” ha declarado Garland. Y me lo creo, pero la verdad es que la película está bien para poner un trozo en un seminario de robótica pero como pieza dramática para exhibir en una sala deja mucho que desear. Especialmente por el dibujo de los tres personajes protagonistas que es pobre y elemental (quizás se nota más porque los actores son muy buenos, especialmente un desaprovechado Oscar Isaac).

Garland lleva la acción a una mansión donde es imposible creer que se fabriquen robots. Su intención al diseñar una especie de La huella con una robot al fondo debe ser concentrar el conflicto de manera que sea café, café. Y eso le sale durante 15 minutos, el resto es sencillamente inconsistente. Especialmente porque se vertebran mal los puntos de giro y porque llega un momento en que el conflicto, ese duelo a tres pierde casi todo su interés porque los dilemas éticos y científicos son volátiles por los problemas de estructura del guión.

Cabría pensar que los problemas vengan de la dirección novel de Garland (hay unos parones tremendos donde apetece darse una vuelta o contestar emails) pero los problemas siguen estando en su escritura -que ha sido y de momento es- deficiente. Me explico. Garland suele escribir buenos primeros actos, divaga en los segundos y acaba como buenamente puede en los terceros. Ex Machina no es una excepción. La película mejoraría con 20 minutos menos y más acción y secuencias de transición que disimulen las carencias de la historia y de unos personajes meramente esbozados.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Rob Hardy
  • çMontaje: Mark Day
  • Música: Geoff Barrow, Ben Salisbury
  • Duración: 108 minutos
  • Distribuidora: Universal
  • Público adecuado: +18 años (XD)

EE.UU., Reino Unido, 2015. Estreno en España: 27.2.2015

Reseña Panorama
w
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor