Inicio Críticas películas Exodus: Dioses y Reyes

Exodus: Dioses y Reyes [7]

Ridley Scott presenta su visión de Moisés, muy espectacular pero con un guión manifiestamente mejorable Dirección: Ridley Scott. Guión: Bill Collage, Adam Cooper, Steven Zaillian, Jeffrey Caine. Fotografía: Dariusz Wolski. Montaje: Billy Rich. Música: Alberto Iglesias. Intérpretes: Christian Bale, Aaron Paul, Joel Edgerton, Sigourney Weaver, Indira Varma. Duración: 150 min. Distribuidora: Fox. Público adecuado: +7 años USA, 2014. Estreno en España: 5. 12. 2014

Moisés y Ramsés

Moisés se ha criado como hijo del Faraón que lo adoptó. Ha crecido con su hermano Ramsés. Cuando el Faraón muere, le sucede su hijo Ramsés. Al poco, Moisés descubre su origen. Entonces el conflicto está servido.

- Anuncio -

La última súperproducción del veterano Ridley Scott (77 años) acude a la Biblia para desarrollar una historia potente y grandiosa, con escenarios espléndidos, batallas, hechos milagrosos y sobrenaturales, conflictos cargados de dramatismo. Algo parecido hizo recientemente Darren Aronofsky con Noe. Ambos directortes recurren a actores con carisma y poderosa presencia y usan el 3D. En ambos aspectos Scott supera a Aronofsky. Ciertamente, las dos películas se parecen porque tienen unos guiones que no están a la altura de los medios desplegados.

El realizador británico es experto en producciones de dimensiones vertiginosas y, en esta nueva película rodada en Fuerteventura y Almería (y en los ingleses Estudios Pinewood), vuelve a demostrar que se siente cómodo y sigue las estrategias desarrolladas en Gladiator y El reino de los cielos. La factura no admite un pero: brillan la fotografía, el montaje, el diseño de producción, el vestuario, la espléndida música de Alberto Iglesias.  El 3D se usa con criterio y hace muy atractivo el visionado en sala. Al pasar revista a todos estos elementos se te va un ojo a los Los Diez Mandamientos, una estupenda y galardonada película de Cecil B. DeMille, estrenada en 1959. Y la película de Scott no desmerece a nivel técnico.

Antes me refería a carencias en el guión. La historia bíblica de Moisés es apasionante, suceden múltiples odiseas en su periplo épico. Ridley Scott pone tanto énfasis en lo grandioso y espectacular, que deja de lado la parte más profunda: los personajes (el personaje, el viaje del propio Moisés), sus motivaciones, las relaciones entre ellos. El retrato de Dios que hace la película es pueril, lo escribo con intención y doble sentido: se le podía pedir a Scott (a su legión de guionistas) algo más que un acercamiento tan banal a una historia en la que Dios aparece como un ser caprichoso, vengativo y justiciero. 

Christian Bale está muy bien, tiene tanto carisma y su presencia es tan poderosa que el resto del reparto palidece. La historia está contada de tal manera que parecen personajes más terciarios que secundarios.

Sofía López

Sofía López
Sofía López
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva