Exorcismo en Connecticut: Terror veraniego

El período estival es siempre una época propicia para el estreno de películas de terror. Si hace poco se estrenó la última peripecia de Sam Raimi, Arrástrame al infierno, ahora le llega el turno a Exorcismo en Connecticut del debutante Peter Cornwell. La clásica historia de la casa encantada se renueva a partir de la introducción de un “suceso real”, que sirve para enlazar a los espíritus del más allá con las miserias cotidianas de una familia media americana.

Kyle Gallner, conocido principalmente por su papel en la serie de televisión Veronica Mars, encarna a Matt Campbell, un adolescente que se encuentra en una fase muy avanzada de cáncer. Dada la enorme distancia existente entre la residencia familiar y el hospital en donde le tratan, la madre decide buscar un alojamiento que haga más llevadera la situación a su hijo. A partir de este momento, los acontecimientos que se van sucediendo no aludirán únicamente al hecho de que la casa esté embrujada, sino que también incidirán en la economía de la familia y en las desavenencias domésticas.

Uno de los juegos más interesantes que se desarrollan en Exorcismo en Connecticut consiste en la evolución paralela del tratamiento experimental al que se somete Matt y en la progresión de fenómenos paranormales que van sucediendo en la casa; de tal forma que no se sabe en qué punto empiezan las alucinaciones propias de los fármacos y aparecen los espíritus.

Sin ser un film excepcional, Cornwell consigue una narración efectiva, en algunos momentos espeluznantes, que mantiene la tensión y la dosificación de la información, al tiempo que se interroga sobre cuestiones como la religión, el alcoholismo o el dolor en su vertiente física y anímica. Ganador del Premio FIPRESCI en la Seminci de Valladolid por su cortometraje animado Ward 13 –del que inserta un fragmento en su opera prima-, con Exorcismo en Connecticut Cornwell muestra solvencia en sus planteamientos, aunque todo ello no logre desprenderse de la tan socorrida sorpresa final.

La película, que cuenta también con la presencia de los actores Elias Koteas (Gattaca, Ararat, El curioso caso de Benjamin Button) y Virginia Madsen (Entre copas, El número 13), presenta una vez más el recurso clásico de la casa como elemento de terror con resultados interesantes aunque no especialmente originales.

Ficha Técnica

  • EE.UU. (The Haunting in Connecticut, 2009)
  • Adam Swica
  • Tom Elkins
  • Robert J. Kral
  • DeAPlaneta
  • 92 minutos
  • Adultos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Laura Montero Plata
Doctora en Historia del Cine, Animación Japonesa y Cines de Asia Oriental