Expediente Anwar: Las alcantarillas de la lucha contra el terrorismo

Después de ganar el Oscar a la mejor película extranjera en el 2006 por Tsotsi, un drama social sobre la redención de un joven delincuente negro en los barrios deprimidos de Johannesburgo, el realizador sudafricano Gavin Hood firma esta curiosa película. Curiosa, en primer lugar, porque tiene uno de los peores montajes finales que yo recuerde; y en segundo, porque Expediente Anwar funciona bien como lo que no es -un melodrama- y fracasa como cine político, que es lo que se supone que es.

Con el muy reconocible sello de cine post 11-S (producciones norteamericanas con el terrorismo islámico como telón de fondo, que plantean el debate libertad vs. seguridad y el peligro de las leyes excepcionales), Hood cuenta tres historias enlazadas: la de un científico egipcio residente en Estados Unidos que es acusado por un atentado terrorista; la de su esposa norteamericana dispuesta a todo para encontrar a su marido y la de una joven pareja de universitarios musulmanes con mentalidades diversas.

- Anuncio -

El realizador sudafricano vuelve a demostrar que sabe enganchar al espectador con relatos sencillos pero contundentes. Son interesantes las motivaciones de los personajes interpretados por un reparto muy solvente, en el que se cuentan tres ganadores del Oscar (Streep, Witherspoon y Arkin). El problema surge por el tenaz empeño de recordar al espectador, con ocasión y sin ella, que está ante una «película con mensaje».

En ese sentido, pesa el énfasis del montaje, de los diálogos, de la música. Lástima, porque cada una de las tramas habla por sí sola, sin necesidad de más acentos. Una vez más, y en el cine pasa mucho, el mensaje casi acaba con el mensajero.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Rendition, 2007)
  • Dion Beebe
  • Megan Gill
  • Paul Hepker, Mark Kilian
  • DeAplaneta
  • 122 minutos
  • Jóvenes
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete