First Cow: Oregón, 1820

· Crítica de First Cow | Estreno 21 de mayo de 2021.
· Hay que estar preparado e ir al cine a trabajar, para salir cansado, pero muy feliz, de haber bajado a la mina y subir con oro incrustado en rocas que se arrancan con pico y maña.

En 1820, momento de la acción de la película, Oregón acaba de ser cedido por la Corona española y era administrado por Estados Unidos y Reino Unido que se dividían el territorio, escasamente poblado. Los protagonistas de la historia de amistad que cuenta Reichardt son Cookie y King-Lu. Ambos formaban parte de partidas de tramperos que se ganaban la vida vendiendo pieles. Cookie era el cocinero de su grupo. King-Lu tenía detrás una larga historia que no es justo que yo les cuente… porque Reichardt lo hace maravillosamente.

Con una fotografía bellísima en formato ¾ asistimos a un relato magnético en el que los personajes tienen una normalidad de la que el cine suele huir. Son dos hombres ni jóvenes ni viejos, que tienen el sueño de ganarse la vida, quizás estableciéndose o quizás no. Y en esa indecisión, en la aventura que no quiere serlo, reside uno de los carismas de esta formidable película que se abre con una cita de William Blake: «El pájaro, un nido; la araña, una tela; el hombre, la amistad«.

Jonathan Raymond escribió la novela The Half-life (2004) y él mismo la adapta a cuatro manos con Reichardt, como ya hizo en Old Joy, Wendy y Lucy y Meek’s Cutoff. El texto se presta a una lectura poética y esencial en la que Reichardt vuelve a mostrar una maestría singular en la medida del tiempo, en la manera de manejar la premisa, en el conflicto en sus tres niveles y en el ritmo. Maneja Reichardt el espacio y el tiempo de una manera arrebatadora.

Hay que entender y comprender que habrá espectadores que no podrán con ésta y otras películas de Reichardt porque el aburrimiento, el tedio, el qué asco de vida o el qué maravilla estar aquí y que nadie venga a molestarme son maravillosos, pero a la vez desafían al espectador, especialmente al apresurado o al que no se lleva bien con el Walden y Hojas de hierba. Porque hay momentos en que ves crecer la hierba, sí. Y para eso hay que estar preparado e ir al cine a trabajar, para salir cansado, pero muy feliz, de haber bajado a la mina y subir con oro incrustado en rocas que se arrancan con pico y maña.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Christopher Blauvelt
  • Montaje: K. Reichardt
  • Música: William Tyler
  • Duración: 120 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Avalon
  • EE.UU., 2019
  • Estreno: 21.5.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor