· Aunque los ecos que había recibido del estreno de esta película en el Festival de Venecia eran muy entusiastas, no esperaba tanto de este título que también encandiló en su paso por San Sebastián.

Sorprendentemente Ozon

El argumento de Frantz está basado en Remordimiento, una película que el alemán Ernst Lubitsch estrenó en 1932. El nombre al que se refiere el título es el de un soldado alemán que acaba de morir en la I Guerra Mundial. Su novia, Anna (Paula Beer), suele ir al cementerio a dejar flores en su tumba. Un día descubre por sorpresa a Adrien (Pierre Niney), un joven desconocido en el pueblo que también acude a recordar a Frantz.

Aunque los ecos que había recibido del estreno de esta película en el Festival de Venecia eran muy entusiastas, no esperaba tanto de este título que también encandiló en su paso por San Sebastián. Su director y guionista, el parisino François Ozon, es uno de esos realizadores mimados en Donostia donde recibió la Concha de Oro a la mejor película y al mejor guion por En la casa, en 2012, un año en el que se estrenaban Blancanieves, de Pablo Berger, o El artista y la modelo, de Fernando Trueba. Aunque el resto de su filmografía (Potiche, Una nueva amiga, Joven y bonita) no ha sido tan sobrevalorada, este cineasta siempre ha gozado de un prestigio europeo indudable.

Con Frantz, François Ozon ha logrado no solo su mejor película, sino una de las obras maestras más incuestionables del reciente cine francés. Con un elegantísimo blanco y negro, el director galo ha realizado una pieza artística en la que cada plano y cada diálogo son necesarios. El esteticismo vacuo y el tono cínico del resto de su filmografía se transforman en un romanticismo delicadísimo digno de los grandes clásicos del cine. El estilo y los contenidos almodovarianos de las últimas películas de Ozon desaparecen por completo, y el séptimo arte lo agradece.

Sorprende el acierto en la elección de la actriz Paula Beer como protagonista; una intérprete que apenas había intervenido en cortometrajes y algunas películas para televisión. En Frantz define con enorme sensibilidad un personaje que toca muchas teclas y que hace que el espectador se mueve con libertad y profundidad en la historia. También el más conocido Pierre Niney (Las nieves del Kilimanjaro, Yves Saint Laurent) aprovecha un guion de poética sencilla y universal, con un ritmo narrativo y dramático ejemplar. Lo que podría ser un folletín prescindible con múltiples e incoherentes giros, es un retablo de sentimientos sereno y reflexivo, medido en sus diálogos y en el tempo de cada escena.

La bellísima fotografía de Pascal Marti (Una semana en Córcega, Paris, je t’aime) y el uso puntual de la música de Philipe Rombi (Swimming Pool, La guerra de los botones) enmarcan a la perfección una historia que se mira y se escucha con verdadero placer.

Frantz es de esas películas que demuestran que es posible hacer un cine magistral que llegue a un público amplio sin perder la creatividad en las formas y la riqueza en el contenido. Ozon ha conseguido un equilibrio perfecto que esperemos que no abandone en mucho tiempo.

 

Ficha Técnica

  • Dirección: François Ozon
  • Guion: F. Ozon, Philippe Piazzo
  • Fotografía: Pascal Marti
  • Montaje: Laure Gardette
  • Música: Philippe Rombi
  • Diseño de producción: Michel Barthélémy
  • Vestuario: Pascaline Chavanne
  • Intérpretes: Paula Beer, Pierre Niney, Ernst Stötzner, Marie Gruber, Cyrielle Clair, Johann von Bülow, Anton von Lucke
  • Duración: 113 m.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Golem
  • Alemania, Francia, 2016
  • Estreno: 30.12.2016