Frío en julio: Buenos actores haciendo parodia

Esta ida de olla de Jim Mickle es una de esas películas a las que si te empeñas puedes encontrar virtudes sin cuento, emparentándola con obras logradas como Fargo o Un plan perfecto, con las que de alguna manera -superficial y epidérmica en fondo y forma- Frío en julio conecta.

Si Mickle quiere jugar a hacer cinco películas en una está en su derecho. Faltaría más.

- Anuncio -

Si disfruta imitando a los directores que más admira, pues nada, adelante, adelante…

Siempre habrá festivales donde puede sonar la flauta (de hecho, en Sundance participó en la Sección oficial de largometrajes a competición, eso sí, sin pena ni gloria).

Frío en julio me deja gélido, me cansa la pueril mitomanía del realizador, la retórica retro con música de garrafón y buenos actores (de la talla de Michael C. Hall, Sam Shepard o Don Johnson) haciendo parodia.

Sinopsis: Texas, 1989. Richard Dane, un tipo corriente, padre de familia, una noche mata en defensa propia a un ladrón que había entrado en su casa. El caso parece totalmente cerrado; pero Ben Russell, el padre del ladrón, un exconvicto con un largo historial delictivo, llega a la ciudad dispuesto a vengar la muerte de su hijo… Y ambos se verán envueltos en una espiral de mentiras y violencia, a la vez que tendrán que enfrentarse a su propia psique.

 

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ryan Samul
  • Montaje: John Paul Horstmann, Jim Mickle
  • Música: Jeff Grace
  • Duración: 109 min.
  • Distribuidora: Good
  • Público adecuado: +18 años (V+XD)
  • Estreno en España: 1.1.2015

Cold in July  (2014), USA-Francia

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor