Inicio Críticas películas Frozen. El Reino del Hielo

Frozen. El Reino del Hielo

- Anuncio -

Ganadora del Oscar a la cinta animada. Una brillante lectura de un cuento de Andersen (****)

Dirección: Chris Buck, Jennifer Lee Guión: J. Lee, Shane Morris Montaje: Jeff Draheim Música: Christophe Beck Voces originales: Kristen Bell, Idina Menzel, Alan Tudyk, Josh Gad, Jonathan Groff, Santino Fontana Duración: 108 m. Distribuidora: Disney Público adecuado: Todos

EE.UU. (Frozen), 2013. Estreno en España: 29.11.2013

El éxito de la vieja fórmula de Walt Disney

Hans Christian Andersen escribió La reina de las nie­ves, cuento en el que se basa este nuevo clásico de Dis­ney. En su versión actual hay dos princesas, Ana y El­sa, que se adoran; la mayor tiene el extraño poder de crear hielo y nieve a su alrededor.
Frozen: El Reino del Hielo llega tres años después de En­redados, siguiendo la estela de los clásicos Disney de antaño, muy en particular La bella durmiente, mo­de­lo perpetuo para la factoría. En este caso, se juntan la vieja idea del fundador de los estudios, la nueva tec­no­logía de animación digital y la sangre nueva que apor­ta Pixar a la empresa, y el resultado es notable. El tándem director está compuesto por Chris Buck (Tar­­zán) y Jennifer Lee (guión de ¡Rompe Ralph!), es de­cir, un equipo curtido en la casa.

La historia se narra a ritmo de musical de Broadway. Hay muchas canciones -ninguna de ellas realmente pegadiza-, la mayoría simplemente co­rrectas, dos temas son una genialidad; los responsa­bles son Ro­bert Ló­pez y su mujer Kristen Anderson Ló­pez, fi­guras del mu­sical neoyorquino, que ya han tra­bajado con Disney.

Visualmente hay dos momentos diferentes. La intro­ducción presenta unos lugares poco llamativos: palacios, puertos, montes, pero cuando aparece el in­vierno, hay que descubrirse ante estos diseñadores y animado­res. Gracias a ellos, el paisaje se vuelve de be­lleza deslumbrante. La ca­lidad de la animación supera lo visto has­ta el momento. Cada gesto, cada pala­bra, cada mo­vimiento es per­fecto y fluido. La imagen en 3D llama poderosamente la atención, es un recurso bien empleado ca­si todo el tiempo.

En cuanto a los personajes, además de la princesa he­roína, simpática y aventurera, que recuerda mucho a Ratpunzel, y su contrapunto masculino el montañero Kris­toff, tenemos al reno Sven, que se asemeja al caba­llo que vimos en Enredados. Olaf es un mu­ñeco de nie­ve memorable, entrañable, divertidísi­mo. Me temo que en más de un momento tanto el reno co­mo el muñeco ro­ban el protagonismo a las princesas.

La historia discurre ágilmente, pa­sando del suspense al drama, de la aventura a la comedia, con acción y con mu­cho humor. Una pequeña deli­cia, no perfecta, pe­ro bas­tante más que notable, de lo me­jor de los últi­mos años en animación.

Al final de los títulos de crédito hay un pequeño gag visual. La película se estrena con un sensacional cor­to homenaje a Mickey Mouse, 85 años después de su pri­mera aparición en la pantalla grande.

Fernando Gil-Delgado

Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.