Fue la mano de Dios: El espejo de una misma imagen

· Crítica de Fue la mano de Dios | Estreno 3 de diciembre de 2021.
· En esta ocasión, el caos es aún mayor, los personajes entran y salen protagonizando sketches de tono satírico y superficial, habitualmente soeces.

Fabietto es un adolescente de sensibilidad inquieta que vive un período de madurez enmarcado en Napoles a mediados de la década de los 80. La ciudad se revoluciona con la llegada del astro argentino Diego Armando Maradona, el mejor futbolista del planeta, que hace creer a un equipo de futbol y a una ciudad necesitada de éxitos.

- Anuncio -

Sorrentino debe pensar que Maradona ya ha protagonizado demasiados documentales, así que tarda poco tiempo en quitarle el protagonismo al futbolista para situarse él mismo como estrella del espectáculo. El cineasta napolitano cuenta su adolescencia con las metáforas y el estilo barroco y felliniano que le ha llevado a ser uno de los directores más laureados del mundo, especialmente gracias a La gran belleza (Oscar y Globo de Oro a la mejor película extranjera en 2013). Desde esa película, Sorrentino ha aprovechado el prestigio de la industria y la veneración casi unánime de la crítica para dar rienda suelta a su creatividad con historias marcadas por personajes e instituciones que considera profundamente atractivas y decadentes. Así nacieron sus retratos cada vez más histriónicos de la Iglesia Católica en las series The Young Pope y The New Pope, del líder político Berlusconi en Silvio (y los otros), y de la tercera edad de los artistas en La juventud.

Fue la mano de Dios insiste y carga la mano en las obsesiones del cineasta: el hedonismo que apasiona y decepciona, la caricatura de una religión esperpéntica, el imaginario desatado que reinterpreta la realidad. En esta ocasión, el caos es aún mayor, los personajes entran y salen protagonizando sketches de tono satírico y superficial, habitualmente soeces, con los que Sorrentino parece convencido de ser divertidísimo y genial.

Pero más allá de la calidad en la fotografía, las localizaciones y un reparto en el que se desaprovecha el talento de un actor tan excepcional como Toni Servillo, la historia es redundante y caprichosa, interminable en su catarata de egocentrismo estético y surrealismo antropológico con derivaciones freudianas en el que no faltan relaciones con menores e intentos de suicidio. Un arbitrio que sigue enloqueciendo en los grandes festivales de cine. Fue la mano de Dios obtuvo el Gran Premio del Jurado y el del mejor actor emergente en Venecia.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Daria D’Antonio
  • Montaje: Cristiano Travagliogli
  • Música: Lele Marchitelli
  • Diseño producción: Carmine Guarino
  • Vestuario: Kirsty Cameron
  • Duración: 130 min.
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Distribuidora: Netflix
  • Italia (E stata la mano di Dio), 2021
  • Estreno: 3.12.2021 (estreno en Netflix el 15.12.2021)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete