Fuga de cerebros: En efecto, cerebro fugado

Fuga de cerebros | Emilio, un chico tímido y con mala suerte durante su infancia, lleva toda la vida enamorado en secreto de Natalia, la chica guapa y lista de la clase. Cuando -a final de curso- se decide a declararse, se entera de que Natalia se va a estudiar a Oxford.

Fernando González Molina (Los hombres de Paco) se estrena con esta producción de Antena 3 Films, una cosa del estilo de Mentiras y gordas y Al final del camino, que busca con descaro llevar a los jóvenes televidentes a pasar por taquilla para ver a sus héroes vestidos de largo (bueno, la verdad es que más bien lo contrario).

La idea podía haber dado lugar a una comedia divertida y sin pretensiones  y eso parece indicar el arranque, con cierta gracia y ritmo. Pero pronto, demasiado pronto, la película (como cuesta poner película) pierde fuelle y tropieza en las mismas piedras que todas las de esta calaña: sensiblera, burda, zafia.

En fin, es un tipo de cine tan deleznable que consuela saber que en el preestreno en la Complu de Mentiras y gordas, con la presencia de los directores, al personal universitario asistente se le hincharon las narices ante la propuesta narrativa de Albacete & Menkes & González Sinde.

Ficha Técnica

  • España, 2009
  • Sergio Delgado
  • Irene Blecua
  • Manel Santisteban
  • Fox
  • 104 minutos
  • Adultos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año