Gloria: Amores de barra

Gloria | A pesar de las loas generalizadas al personaje que interpreta Paulina García, solo me transmite tedio y mucha pena 

Gloria tiene cincuenta, lleva muchos años divorciada, sus hijos son mayores y le hacen poco caso. Es una mujer vital y desinhibida que sale por las noches a bailar en una discoteca y trata de paliar su soledad con ligues ocasionales. Un día conoce a un hombre maduro recién separado con el que entabla una relacion apasionada.

- Anuncio -

Con un tempo moroso y al ritmo de una variada banda sonora se van sucediendo episodios tan, tan cotidianos que carecen absolutamente de interés. Porque, si ya de por si, repasar fotos familiares después de una cena en la que se ha bebido de más, es una actividad poco interesante, cuando se convierte en una de las escenas claves de una película puede resultar insoportable.

En definitiva, me interesa poco la borrachera familiar, me da igual que la protagonista fume porros y tenga un vecino esquizofrenico… y, lo que es mas grave, tampoco me provoca el más mínimo interés una relación amorosa que, al margen de la explicitud morbosa con la que se aborda el sexo (que tampoco es nada nuevo), tiene menos originalidad que una novela de Corin Tellado.

Paulina Garcia fue premiada en Berlín por su interpretación: quizas lo merezca pero su personaje, ademas de carecer casi totalmente de dignidad, me resulta anodino, superficial y, de nuevo, poco interesante. Al final, la pobre Gloria lo unico que me provoca es mucha pena.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Benjamín Echazarreta
  • Montaje: S. Lelio, Soledad Salfate
  • Duración: 110 min.
  • Distribuidora: Vértigo
  • Público adecuado: +18 años (X)
  • Estreno en España: 4.10.2013

Chile, España, 2013. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete