Gnomeo y Julieta: Los clásicos nunca mueren

Kelly Asbury (Shrek 2) se enfrenta en esta cinta a los grandes desafíos del cine de animación y sale, en mi opinión, bastante bien parado. En primer lugar, dar vida a unos personajes tan frágiles y estáticos como son unos gnomos de cerámica de jardín no parece tarea fácil. Los efectos visuales y sonoros y la desbordante imaginación que da lugar a ciertos gags muy divertidos, consiguen superar este primer reto. No obstante, siempre queda la vaga sensación de que, después de Toy Story, lo demás son intentos.

Otro gran reto era dotar a la historia de un toque original, y lo cierto es que lo que vemos en Gnomeo y Julieta no lo habíamos visto antes en las múltiples adaptaciones de la obra de Shakespeare. La confrontación de las familias de los dos enamorados se materializa aquí en una guerra abierta por conseguir el mejor jardín y conducir la mejor segadora; la estatua de Shakespeare cobra vida en un divertido juego de intertextualidad para advertir a Romeo de las fatalidades que le esperan si no llega a tiempo; y, como no podía ser de otra manera tratándose de Disney, la tragedia se convierte en una comedia en la que las escenas románticas, con música de Elton John, provocan carcajadas.

En definitiva, Gnomeo y Julieta es una historia bien contada, visualmente atractiva, aunque en ocasiones el ritmo decae y se llega a hacer un poco pesada. La clave humorística es uno de sus puntos fuertes (atención al anuncio de la cortadora de césped de última generación) que atraerá tanto a niños como a adultos.

▲ Algunos gags visuales.

▼ Que a ratos decae el ritmo.

Ficha Técnica

  • Montaje: Catherine Apple
  • Música: Elton John, Chris Bacon, James Newton Howard
  • Duración: 90 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Disney
  • EE.UU. (Gnomeo and Juliet), 2011
  • Estreno: 18.3.2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete