Grace de Monaco

A pesar de la expectación, decepcionante biopic sobre la actriz-princesa (**)

- Anuncio -

Dirección: Olivier Dahan Guión: Arash Amel Fotografía: Eric Gautier Montaje: Olivier Gajan Música: Raphael Hamburger Intérpretes: Nicole Kidman,  Tim Roth,  Milo Ventimiglia,  Derek Jacobi,  Parker Posey Duración: 103 m.  Distribuidora: Tripictures Público adecuado+12 años

EE.UU. (Grace of Monaco), 2014. Estreno en España: 22.5.2014 

Mucho glamour, poca enjundia

Grace of Monaco, fuera de concurso, abrió la sección oficial de la pasada edición del Festival de Cine de Cannes 2014. Llegó a la Costa Azul envuelta en una aureola de polémica, protagonizada por los conflictos surgidos entre la familia real monegasca y el realizador de la película, Olivier Dahan, debido a desacuerdos sobre puntos esenciales del guión. Cannes esperaba con ilusión la presencia de Nicole Kidman, protagonista de la historia. Pero la expectación rápidamente se tornó en decepción -fundamentalmente de la crítica- que arremetió contra la película de modo clamoroso y prácticamente unánime.

La trama se estructura en torno a las vicisitudes por las que pasa Grace de Mónaco una vez casada con Rainiero y con dos hijos nacidos, Carolina y Alberto. El contexto histórico: la crisis del principado de Mónaco en su relación con Francia, en el año 1962. Y otro elemento relevante del guión lo constituye Hitchcock, que le ofrece a Grace volver a las pantallas y protagonizar la película que está gestando: Marnie la ladrona. Con estos elementos, todos ellos históricos, Olivier Dahan (La vida en rosa, 2007) podía haber levantado una producción comercial, atractiva y sólida, pues la personalidad de de Kelly la hubiera merecido. La pena es que pudiendo, ha perdido la oportunidad.

Y ha perdido la oportunidad fundamentalmente porque no ha sabido construir un guión sólido y bien estructurado. La trama principal es ya increíble, al colocar a la Princesa como salvadora indiscutible del país. Pero además, en medio de las vicisitudes reales de la gran dama en estos años, se han introducido algunas tramas secundarias inventadas, tan poco sólidas que provocan la risa (la trama de la hermana de Rainiero es un ejemplo patente de ello).

El guión abarca tantas facetas de la personalidad de Grace (actriz, madre, esposa, princesa, política y hasta espía)  que provoca rechazo: falta autenticidad y coherencia en un intento por entrelazar de modo rápido y superficial este esquema en plan navaja multiuso de la vida de Kelly como princesa. Con fastidiosa frecuencia el discurso es dulzón, sensiblero y superficial. En este caso, el vestuario exuberante que ha preparado Gigi Lepage, siendo fiel el armario de la actriz-princesa no ayuda a acercarla al espectador.

Por otra parte, con el propósito de loar la figura de Grace, se comete el error de presentar a su esposo Rainiero como un personaje plano, manipulable y nada atractivo. Un error grave, muy grave porque se pierde a un personaje clave para dar la réplica a la protagonista. ¿Y la interpretación de Nicole Kidman? Pues profesional como siempre: hace lo que puede para salvar un personaje mal construido.

Sofía López

Sofía López
Sofía López
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva