Gran Torino DVD: La estación final de Clint Eastwood

Con un presupuesto de 35 millones, East­wood ingresó con esta película 150 millo­nes sólo en EE.UU. Con diferencia se trata de la película más taquillera del director de Sin perdón y Million dollar baby. Pero además de hacer caja, la película ha logrado el afec­to casi unánime de público y crítica, sien­do valorada como una de sus mejores cin­tas. Quizás por eso es más llamativo que que­dase fuera de los candidatos al Oscar el pa­sado año. Entre las finalistas hay películas (El lector, Mi nombre es Harvey Milk) que se ol­vidan con una facilidad tremenda. Y eso no pa­sa con Gran Torino.

La película aborda, con mucha más hondu­ra de la aparente, un tema actual y controver­tido, la integración de los inmigrantes de cul­turas divergentes en los países occidentales del primer mundo, casi todos de raíz cristia­na. En ese sentido, The visitor, otra gran pe­lícula del año pasado, comparte planteamien­to y trama. Muchos ven en el personaje de Walt Kowalski la estación final de East­wood como ac­tor (como director, como artista, como persona), un personaje que compen­dia trazas de todos los personajes de su ca­rrera, desde el implacable y frío Harry el Su­cio al paternal y roto Frankie Dunn, pasando por el atormentado y oscuro Bill Munny y el odioso y envenenado sargento Highway, has­ta llegar a una síntesis nada menos que mar­tirial con ese hombre desarmado, cosido a balazos, que yace con los brazos en cruz.

El DVD contiene dos reportajes interesantes sobre la simbología del Ford modelo Gran Torino. Este coche, en el fondo, representa al pro­pio Kowalski: un automóvil imponente y pulido que se esconde en la soledad de un ga­raje oscuro. Conforme avanza la película ha­brá diferentes asaltos para intentar robar el cuidadísimo coche que representa el pasado en el que vive el personaje. El vehículo ter­minará cobrando un protagonismo absoluto en el esperanzador plano final (uno de los me­jores cierres de un director que nos tiene acostumbrados a su maestría bajando el telón: baste recordar los finales de Sin perdón, Banderas de nuestros padres y Million dollar ba­by).

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2008
  • Fotografía: Tom Stern
  • Montaje: Joel Cox, Gary D. Roach
  • Música: Kyle Eastwood, Michael Stevens
  • Duración: 116 min.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Distribuidora: Warner
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete