Gravity

Ganadora de 7 Oscar. Bellísima historia espacial en el crepúsculo del siglo XXI (*****)

- Anuncio -

Dirección: Alfonso Cuarón Guión: A. Cuarón, Jonás Cuarón Fotografía: Emmanuel Lubezki Montaje: A. Cuarón, Mark Snager Música: Steven Price Intérpretes: George Clooney, Sandra Bullock, Ed Harris Duración: 93 min. Distribuidora: Warner Público adecuado: Todos

EE.UU., 2013. Estreno en España: 4.10.2013

De otra galaxia

La reacción en los festivales de Venecia, Toronto y San Sebastián ha sido la misma. Aplauso unánime y la sensación de que estos 90 minutos de película serán muy revisados y analizados en el futuro. El argumento no puede ser más sencillo: dos astronautas flotando en medio de la galaxia tras un accidente intentan volver a la nave especial.

Son muy elocuentes las palabras de James Cameron sobre Gravity para entender que estamos ante una película que supone un punto y aparte en la ciencia-ficción. «Después de verla me quedé de piedra, absolutamente anonadado. Creo que es la mejor película del espacio que se ha hecho nunca (…) Estoy seguro de que Alfonso libró una dura batalla con el estudio, con todos los involucrados, para conseguir que se rodara de la forma en que necesitaba la película.  Pero en su cabeza tenía muy claro lo que quería y peleó por ello», afirmó Cameron.

Efectivamente el camino que ha llevado al director de Hijos de los hombres a culminar con éxito el proyecto de Gravity ha sido largo. Se hablaba de que podía ser uno de los grandes batacazos en los últimos años ya que los pases previos con público no fueron precisamente positivos. Algo que resulta injusto pero lógico desde un punto de vista: Gravity no es previsible, ni imita lo que se ha hecho antes.

Podrá haber similitudes con El árbol de la vida (con la que comparte director de fotografía: el maestro Emmanuel Lubezki que da un sentido pleno al 3D) o 2001: una odisea en el espacio. Pero Cuarón ha creado una criatura nueva con un ADN inédito.

Los planos secuencia dan una verosimilitud a lo que se cuenta y una inmersión espacial realmente tumbativas. La primera escena es espectacular en el mejor sentido de la palabra; una coreografía visual perfecta en la que también se presentan a los dos grandes protagonistas. Clooney, en su mejor versión; apenas vemos su cara,  pero sí su voz irónica a la vez que romántica, y Sandra Bullock, que deja el papel de sabelotodo parlanchina por la que tantas críticas ha merecido, y se adapta a su mejor perfil; el dramático por el que deslumbró en Crash e Historia de un crimen y logró un Oscar en The Blind Side.

La relación entre los dos personajes es muy poderosa. Será difícil volver a ver una película de ciencia-ficción tan entrañablemente humana, tan cuidadosa con el guión y los personajes. El libreto de Alfonso y Jonás Cuarón (padre e hijo) juega constantemente con las dobles lecturas sin dar mensajes fáciles y cantos a la Nada Galáctica. Ese lamento repetido de Sandra Bullock: “A mí nadie me enseñó a rezar” resume la sugerencia de una película que enseña a mirar la trascendencia de la Creación y la criatura de una manera muy universal.

La música de Steven Price (Attack the block, Bienvenidos al fin del mundo) logra una perfecta combinación con la belleza del espacio que pasa del silencio al caos en cuestión de segundos, del sosiego musical del comienzo a la apoteosis melódica del espectacular plano final.

Claudio Sánchez