Hairspray

Adam Shankman realiza un buen “lifting” a la película de Waters manteniendo los elementos divertidos y maquillando los elementos más estridentes de la obra original

Hairspray (2007)
Hairspray (2007)

Hairspray: Logrado remake

Adam Shankman realiza un buen “lifting” a la película de Waters manteniendo los elementos divertidos y maquillando los elementos más estridentes de la obra original. A Shankman le ha salido una película superior al original, de ritmo envidiable, que divierte y entretiene, con un elenco estupendo. Nikki Blonsky, apenas 17 años, borda su papel de simpática idealista y de­sen­fadada. El grupo de jóvenes participantes cumple con creces, mientras la siempre eficaz Queen Latifah y la surrealista pareja que componen Travolta y Walken aportan la solidez de los veteranos.

Se ha cuidado la edición especial que, tanto por la calidad como por la cantidad de los contenidos extra (casi 3 horas de duración), están a un nivel difícilmente superable. Se nota cuando una productora trabaja este tipo de contenidos y no se contenta con incluir “lo que no tenía suficiente calidad y no hemos incluido finalmente en la película”.

En “Los orígenes de Hairspray” se rescata la historia original de este musical: desde el concurso en el que se basa la película y el contexto histórico de comienzos de los 60 en Baltimore, al momento en el que John Waters escribe el guión de la película original. En ese momento, a finales de los 80, el musical padecía un estado más que crítico. Desde los éxitos de Grease (1979), y en cierta medida de Fama (1980) y Annie (1982), el género musical estaba perdiendo público en cines y teatros. Hairspray (1988) era una propuesta distinta que obtuvo cierto eco y que al transformarse en un musical de Broadway a comienzos del siglo XXI consolidó la resurrección del género a partir de obras como Moulin Rouge (2001), Chicago (2002) o Mamma mía (estrenada en teatro en Londres en 1999, y cuya adaptación cinematográfica llegará en agosto a nuestros cines).


En este contexto, el remake de Shank­man de Hairspray se entiende como un nuevo intento de “no parar el ritmo” del nuevo cine musical. Se presta atención a casi todos los aspectos técnicos (diseño de producción, maquillaje, sonido, etc.) con la única carencia de no dar protagonismo al magnífico vestuario de Ryta Ryack.

Como curiosidad, esta edición contiene una pista de audio que incluye el karaoke en las canciones de la película y un reportaje en el que se enseña a bailar tres canciones con la ayuda de los coreógrafos de esos bailes.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2007
  • Fotografía: Bojan Bazelli
  • Montaje: Michael Tronick
  • Música: Marc Shaiman
  • Distribuidora: TriPictures
  • Duración: 117 m.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Estreno: 14.IX. 2007
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete