Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la piedra filosofal es un espectacular filme de aventuras para niños, que también cautivará a muchos adultos

Harry Potter y la piedra filosofal
Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la piedra filosofal: Harry Potter aprueba el curso 

Con más de 100 millones de ejemplares vendidos en 46 idiomas, Harry Potter se ha convertido en todo un fenómeno editorial. Tales antecedentes hacían presagiar la adaptación a la gran pantalla de las aventuras de este aprendiz de mago que, después de quedar huérfano, lleva una vida de cenicienta en casa de sus tíos Vernon y Petunia. Al cumplir los once años, conoce que sus padres fueron asesinados por el mago Lord Voldemort y que él sobrevivió al ataque de forma milagrosa. Harry es invitado a viajar al internado Hogwarts, en el tren que parte del andén 9 ¾, en la estación King»s Cross de Londres. En la escuela, donde traba amistad con Hermione Granger y Ron Weasley, descubre sus grandes dotes; pero también ha de superar aventuras que pondrán en peligro su vida. El comienzo del rodaje de la primera entrega, Harry Potter y la piedra filosofal, se dio a conocer coincidiendo con la publicación del cuarto volumen. Para despertar cada vez más interés conforme se acercaba la fecha del estreno, Warner Bros. siguió la probada estrategia de lanzar bocaditos de información de un rodaje envuelto en el misterio. En Internet se pudieron seguir primero noticias, después fotos y, unas semanas antes del estreno, el primer trailer.

Los preparativos para el filme se remontan a 1997, cuando David Heyman, que acababa de regresar de Hollywood a Londres para fundar su propia productora, se aseguró los derechos tras prometer a la autora –J. K. Rowling– que su filme se mantendría fiel a la novela. Tras firmar el contrato con Warner seleccionó como director a Chris Columbus, porque -así se dijo oficialmente- en Solo en casa y en Mrs. Doubtfire había demostrado que sabía trabajar con actores infantiles; a su favor tenía además que también él había jurado fidelidad a la letra de Harry Potter. Mientras que a Rowling no le importó que tanto el director como el estudio de producción fueran norteamericanos, para trabajar delante de la cámara exigió autores británicos sin excepción; en definitiva, el mágico mundo de Harry Potter es genuinamente inglés y un Harry Potter con acento norteamericano resultaba inimaginable. Quedaban así fuera de juego conocidos actores infantiles como Haley Joel Osment (El sexto sentido) o Jake Lloyd (Star Wars. La amenaza fantasma); toda Inglaterra se batió en busca del Harry Potter ideal: un muchacho, según Heyman, «que pudiera expresar curiosidad y sorpresa; pero que contara con experiencia de la vida; en definitiva, un alma vieja en el cuerpo de un niño». En agosto de 2000, el Presidente de la Warner anunciaba que se había seleccionado a Daniel Radcliffe para el papel de Harry Potter, así como a Rupert Grint y a Emma Watson para los de Ron y Hermione. Pese a las declaraciones de Heyman, con su cara de buen chico Daniel Radcliffe no acaba de hacer creíble que el Harry Potter del filme posea un alma madura, del mismo modo que Emma Watson resulta demasiado mona para la Hermione de la novela. De los tres niños, Rupert Grint demuestra el mejor dominio de la mímica. En cuanto a los actores adultos, se ha reunido un elenco de actores británicos prácticamente insuperable: Richard Harris en el papel del director Albus Dumbledore y Maggie Smith en el de Minerva McGonagall. Para recrear el ambiguo personaje del profesor de pócimas mágicas Severus Snape, ninguno mejor que Alan Rickman. Y lo mismo puede decirse de John Cleese para el de Nick casi decapitado.

- Anuncio -
Harry Potter y la piedra filosofal
Harry Potter y la piedra filosofal

La adaptación a la pantalla de una novela suele decepcionar a la mayoría de sus lectores, quienes se habían formado una idea, distinta en cada caso pero casi siempre bien perfilada, de las figuras y de los lugares descritos. Sin embargo, la película Harry Potter y la piedra filosofal no recorta la imaginación, sino que más bien parece alimentarla. A pesar del escepticismo expresado antes del filme entre los fans, la transposición de la letra a imágenes en movimiento puede considerarse lograda; Harry Potter ha aprobado la asignatura de no desilusionar a los lectores. El director de producción ha creado escenarios elaborados hasta los más mínimos detalles, como los óleos con figuras en movimiento que cuelgan de los pasillos de Hogwarts. Al director de fotografía corresponde gran parte del éxito, por ejemplo en las memorables secuencias del partido de quidditch. Aunque el metraje del filme resulte un tanto excesivo, la vertiginosa mezcla de baseball, hockey y baloncesto, que en Hogwarts se juega con tres bolas montando sobre escobas, forma parte de las secuencias más entretenidas. La banda sonora es obra del oscarizado John Williams, autor de famosos soundtracks, como el de La guerra de las galaxias, por lo que no sorprende que el tema de Harry Potter recuerde el de Luke Skywalker. Harry Potter y la piedra filosofal toma además detalles ópticos de aquel filme; por ejemplo, los movimientos de la snitch recuerdan los de la esfera que servía de entrenamiento a Luke Skywalker en el Halcón milenario.

Harry Potter y la piedra filosofal es un espectacular filme de aventuras para niños, que también cautivará a muchos adultos. Pero además forma parte de toda una campaña mundial de marketing. Incluso antes de comenzar a proyectarse, la versión cinematográfica de Harry Potter y la piedra filosofal ha amortizado ya sus costes de 300 millones de dólares: diversos canales de televisión de Estados Unidos han ofrecido hasta 160 millones de dólares para adquirir los derechos de emisión; en 150 millones de dólares se cifran los royalties que ha abonado la Coca Cola. En el negocio navideño abundarán los Potterabilia.

Tras el éxito de taquilla obtenido en Estados Unidos y Gran Bretaña después del primer fin de semana, no sorprenderá que el final de Harry Potter y la piedra filosofal marque la transición al próximo filme (Harry Potter y la cámara secreta); ya se ha anunciado que el rodaje de la segunda entrega de las aventuras de Harry Potter comenzará inmediatamente. Se inicia así desde ahora la publicidad para la segunda película, mientras que muchos fans lo que realmente esperan es la aparición del quinto volumen, Harry Potter and the order of the Phoenix, que se había anunciado para el 2001. Debido a su intensa colaboración en la adaptación cinematográfica de la primera entrega, Joanne K. Rowling ha retrasado su publicación en un año; actualmente se baraja como nueva fecha de aparición julio de 2002.