Harsh times. Vidas al límite: Demasiada violencia

Harsh times Vidas al límite | Coinciden esta semana dos estrenos basados en la misma temática: las secuelas personales de los excombatientes. Con un planteamiento radicalmente diferente, Harsh times y Regreso al infierno, abordan las dificultades de los que regresan de la Guerra del Golfo. La de Ayer es mejor, por aquello de habérselo puesto fácil, pero tampoco es que sea para tirar cohetes.

Harsh times Vidas al límite es su opera prima y tiene un parecido más que razonable a la exitosa Training day, película que le valió el reconocimiento como guionista. Los suburbios de Los Angeles vuelven a ser el escenario de una cinta oscura, casi tanto como Collateral de Mann, aunque su guión no esté a la altura de ninguna de las dos citadas.

Christian Bale, que vuelve a hacer un gran trabajo, es Jim, un antiguo soldado de las tropas de asalto. Incapaz de reconducir su vida y a la espera de conseguir un trabajo en el departamento de policía, inicia un camino de autodestrucción acompañado por Mike, su mejor amigo. Ambos dedicarán el día a colocarse, beber y buscarse graves problemas.

Buena factura, sobre todo en el terreno de la foto, y poco más. Ayer intenta contar una historia sobre la madurez pero falla el tiro y acaba pecando de previsible, fatalista y a ratos, desagradable. La película es excesivamente sórdida y sólo apta para los seguidores de la violencia gratuita o de Eva Longoria, que también los hay.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Harsh Times, 2005)
  • Steve Mason
  • Conrad Buff
  • Graeme Revell
  • DeAplaneta
  • 120 minutos
  • Adultos
Reseña Panorama
s
Marta Romero
Crítico de cine