Hasta que la ley nos separe: Entretenimiento correcto

Hasta que la ley nos separe | Con un argumento muy similar al de Crueldad intolerable, esta comedia romántica cuenta cómo llega el amor a la vida de dos abogados neoyorkinos ya maduros. Ambos están especializados en divorcios y se conocen al enfrentarse en los tribunales. No hay nada nuevo en esta película de Howitt (Johnny english), un veterano realizador de TV inglés que se inspira en el deslumbrante disparate estilizado que utilizaron magistralmente las screwball comedies de Hawks, Capra y Minelli.

La correcta y fluida realización mima a la pareja protagonista, que está muy bien. Hay varias situaciones muy divertidas y un tono claramente alentador y optimista. No encaja la inclusión de una trama (la del rockero y la diseñadora) innecesariamente soez. En definitiva, un entretenimiento correcto.

- Anuncio -

– Sinopsis: Daniel Rafferty (Brosnan) y Audrey Woods (Moore) son dos abogados de gran prestigio de Nueva York especializados en casos de divorcios, que llevan un cierto tiempo encontrándose en los tribunales para defender los intereses de sus clientes con métodos contrarios. Ambos han sido testigos de múltiples casos en los que el amor se ha transformado en odio.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Adrian Biddle
  • Montaje: Tony Lawson
  • Música: Ed Shearmur
  • País: EE.UU
  • Año: 2004
  • Distribuidora: DeAPlaneta

Hasta que la ley nos separe (Laws of Attraction)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor