Hasta que la muerte los separe: Las bodas nunca
son de los novios

Ya tardaba en llegar. El 2003 nos ha dado ya la high school, la secuela esperadísima, los superhéroes, el asesino inmortal, los polis y cacos, la catástrofe más desastrosa, y ahora… el bodorrio. Hasta que la muerte los separe no hace más que constatar que las bodas dan para mucho en Hollywood. Esta película se une a otras como Los padres de ella, El padre de la novia e incluso, el éxito inesperado de Mi gran boda griega (nominada al Oscar al mejor guión original) que demuestran que la organización de preparativos en unas familias peculiares dan lugar al disparate y al desastre. Cuanto más grave, mejor.

En este caso los causantes del desastre son los consuegros, un temerario agente de la CIA (Michael Douglas) y un podólogo neurótico. Una historia basada en la película Los suegros (1979), protagonizada por Peter Falk y Alan Arkin, que reescriben los guionistas de La mujer del predicador o Men in black. A pesar de ciertas similitudes con el guión de 1979, las situaciones consiguen adaptarse a la actualidad y se generan secuencias destacables, pero en una visión general queda una película corriente muy recurrente con los tópicos de boda. La dirección corre a cargo de un poco experimentado Andrew Fleming, responsable de títulos como Jóvenes y brujas o Aventuras en la Casa Blanca.

La sorpresa que presenta esta película es la aparición de Michael Douglas en la comedia pura y dura (ya destacó con un breve papel en la exitosa serie Will & Grace, por la que recibió una nominación a un Emmy) interpretando al aventurero agente de la CIA. Aunque esté poco habituado a este género, parece que le ha gustado porque este año ha rodado otra película de este tipo, It runs the family, que contará con la presencia de su padre, Kirk. Del podólogo se encarga Albert Brooks, actualmente en la cresta de la ola por su doblaje en Buscando a Nemo.

En definitiva, la boda del año 2003 no consigue superar a las anteriores, pero se mantiene gracias a una música que hace más llevadera y cómica la historia. Cabe destacar una dilatada experiencia de los músicos con títulos como Piratas del mar Caribe o The italian job. Aparte, la canción original de Paul McCartney «A love for you» añade un toque emocional, pero en concordancia con otras como «Raindrops keep falling on my head», o una versión de «It´s now or never» (Elvis Presley) basada en el «O sole mio», que dan un complemento humorístico.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Alexander Gruszynski
  • Montaje: Mia Goldman y Heather Persons
  • Música: Klaus Badelt y John Powell
  • País: EE.UU.
  • Año: 2003
  • Distribuidora: Aurum
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete