Dirección:Gracia Querejeta Guión:Gracia Querejeta, David Planell Fotografía:Ángel Iguácel Montaje:Nacho Ruiz Capillas Música:Ángel Illarramendi Intérpretes:Adriana Ozores, Nilo Mur, Joaquín Climent, Unax Ugalde, Nuria Gago, Pepo Oliva, José Luis García, Damián Alcázar Distribuidora:Sogepaq

España, 2004. Fecha de estreno: 07.05.2004

- Anuncio -

Inteligente y emotiva

A Gracia Querejeta (El último viaje de Robert Rylands, Cuando vuelvas a mi lado) le gusta pensar. Es­ta licenciada en Historia Antigua, madrile­ña de 1962 e hija del célebre productor, pre­senta una película inteligente y emotiva que aprovecha la llegada de un adolescente huérfano a un hogar humilde de la periferia de Madrid para contar una historia familiar muy normal y muy atractiva. Adria­na Ozores compone un magnífico personaje, Tere, un ama de casa, mujer de un trans­portista y madre de una hija veintea­ñera, que trabajó como enfermera. Pepo Oli­va es un sacerdote, un personaje muy bien perfilado y bastante creíble, cosa infrecuente en películas españolas.

Querejeta, coautora del guión con Da­vid Planell, repite el esquema melodramático y nostágico que tan buenos resultados produjo en Cuando vuelvas a mi lado: el pa­sado que se presenta con facturas impagadas, la necesidad de convertir el amor en elemento de redención, las relaciones humanas impregnadas de una hondura que bus­ca el sentido de la vida. Ciertamente hay elementos de Héctor que pueden desentonar (el personaje de Unax Ugalde, por ejemplo, es muy cómico pero resulta artificial, y el padre mejicano es de un empalagoso subido), pero se logra un tono mag­nético al que contribuyen el montaje de Ruiz Capillas (los fundidos a blanco no los entiendo demasiado bien), la música de Illarramendi y una gran dirección de ac­tores. Acierto pleno en las localizaciones, con un Aluche enormemente fotogénico.

- Anuncio -