Herencia: Vivir a la sombra

Herencia, opera prima de la argentina de 34 años Paula Hernández, ejercitada como ayudante de dirección con Mignogna (Cleopatra) y Milewicz (La vida según Muriel), ha sido bien recibida por crítica y público. El guión ha sido premiado por la Academia argentina.

Olinda (una estupenda Rita Cortese) es una italiana, propietaria de un pequeño restaurante, que llegó a Argentina después de la II Guerra Mundial, buscando un amor al que nunca encontró. Peter es un joven alemán que llega a la misma ciudad con un propósito similar al de Olinda.

- Anuncio -

Existen muchas formas de generar emoción, y Herencia opta por la espontaneidad de lo creíblemente cotidiano. Se renuncia a la lágrima fácil pero no a la emoción que propician unas interpretaciones llenas de frescura que dan vida a seres que se debaten entre sueños y realidades de los que son propietarios. Menos verbosa y discursera que otros recientes títulos argentinos, Herencia goza de una cuidada fotografía que recrea muy bien el barrio porteño que será escenario de un viaje iniciático -un esquema narrativo mil veces empleado por el cine- que la mano de Hernández dirige con soltura y donaire.

Merece la pena saber lo que ha dicho Paula Hernández en una reciente entrevista en El Cultural cuando se le pregunta sobre el propósito de esta película: «Es una película que habla de las posibilidades de tener una segunda oportunidad, de poder encontrarse con otro más allá de las diferencias que se tengan, de la solidaridad y el trabajo, de la necesidad de la gente para salir adelante y encontrar su lugar en el mundo. De algún modo, apuesta por la necesidad de tender puentes entre las personas.» Pues eso, tender puentes y solidaridad.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Víctor González
  • Montaje: Rosario Suarez
  • País: Argentina
  • Año: 2003
  • Distribuidora: Sherlock
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año