Hierro: Radiografía del dolor

Curtido en el mundo de los efectos especiales, Gabe Ibáñez nos presenta su ópera prima (precedida por el cortometraje Máquina). Se trata de un thriller psicológico, sobre una madre que pierde a su hijo de 5 años en extrañas circunstancias. Comienza una búsqueda a nivel físico (por cierto, la tendencia a desnudar a la protagonista llama un poco la atención) y, ante todo, psíquico. La película se ha rodado en la isla de El Hierro, que da nombre al filme.

Uno de los logros de Ibáñez es la creación de un ambiente opresivo que, de algún modo, no tiene barreras  patentes. La cuidada fotografía, la puesta en escena y el montaje contribuyen a esa atmósfera enrarecida. La música y la manera de actuar de los personajes isleños acentúan el aislamiento de la protagonista en un mundo casi irreal y atemporal. El agua, presente en todo momento, juega un papel importante, llegando a ser un personaje complementario de la protagonista.

Aunque algunos momentos -especialmente los atormentados por los que pasa la protagonista- llegan con fuerza al espectador, el conjunto no termina de convencer, por su previsibilidad y por un atropellado desenlace que impide asimilar una historia, ya de por sí, escasa.

▲ La angustia en el personaje de Anaya.

▼ Un quiero y no puedo a la hora de conseguir el suspense.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Alejandro Martínez
  • Montaje: Enrique García
  • Música: Zacarías M. De la Riva
  • Duración: 89 min.
  • Público adecuado: +18 años
  • Distribuidora: Paramount
  • España, 2009
  • Estreno: 15.1.2009
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete