Horton: Grande y pequeño

La animación de Horton, obra de Blue Sky (creadores de Ice Age) y principal rival de Pixar, es magnífica, bien que no llamativa. El paralelo de los dos mundos y de sus habitantes se presta a un brillante juego de contrastes: una jungla bella, pero convencional, donde viven Horton y sus amigos; y la barroca Villaquién con sus curiosos habitantes que se prestan a cualquier delirio de diseño; los unos plenamente humanos, los otros casi humanos, empeñados en ser eternamente optimistas y felices. Y  como consecuencia, un mensaje que cala: el tamaño no importa, los Quién son personas, aunque sean diminutos. Horton se atreve a sugerir que nosotros podríamos ser diminutos ante los ojos de alguien inmenso.

Horton tiene un problema: a la historia le falta garra, dramatismo y eso significa que, a pesar de algunos buenos gags y de su bondad, se queda pequeño para los mayores de diez años. Y es una pena dado el material de base. Se podría soñar con lo que Pixar habría hecho con ello.

Horton fue creado en 1954 por el escritor norteamericano llamado Dr Seuss; tres años después el Dr Seuss volvió a utilizar a los Quién en su libro How the Grinch Stole Christmas. Ambas historias fueron llevadas a la pantalla por el maestro de animación y oscarizado Chuck Jones, en 1966 y 1970. Fueron dos películas de media hora. La del Grinch tuvo mucho más éxito que la de Horton, y fue adaptada para humanos en la versión protagonizada por Jim Carrey.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Horton Hears a Who!, 2008)
  • Tim Nordquist
  • John Powell
  • Fox
  • 88 min.
  • Todos
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.