Howl: He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura

Howl es el nombre de una de las obras más conocidas de Allen Ginsberg, uno de los poetas de la llamada generación beat americana. La obra empezaba con un contundente verso, «He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura«, y se consideró escandalosa por su lenguaje crudo y explícito especialmente al abordar el tema de la homosexualidad. De hecho, la editorial que lanzó Howl fue acusada de promover la obscenidad y sometida a un proceso judicial que acabó ganando.

Rob Epstein dirige este curioso biopic a caballo entre el documental y el drama. La cinta, bien interpretada por James Franco, tiene momentos interesantes porque plantea un debate que sigue siendo actual pero acaba haciéndose muy reiterativa. Epstein repite durante 90 minutos el mismo esquema: entrevista al poeta, lectura de poesías, recreaciones oníricas de los versos y proceso judicial.

Lejos de dar unidad al biopic, este esquema -con versos que llegamos a oír tres y cuatro veces en pocos minutos- resulta fatigoso. Por otra parte, el lenguaje descarnado de Ginsberg, aunque se intenta suavizar con el recurso a las imágenes animadas, resulta en algunos pasajes muy crudo.

Lo mejor: El tema, aunque algo desfasado en cuanto al proceso concreto, es interesante.

Lo peor: La repetición del mismo esquema narrativo acaba cansando.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Edward Lachman
  • Montaje: Jake Pushinsky
  • Música: Carter Burwell
  • Duración: 83 min.
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Distribuidora: Karma
  • EE.UU., 2010
  • Estreno: 25.3.2011
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete