Inch’Allah: Fatalismo fatalista

Inch’Allah | Trágica película canadiense sobre una ginecóloga que sufre la penosa situación de los palestinos en Ramala.

Rodada con destreza y habilidad en Jordania, esta película de una directora canadiense se acerca a la vida cotidiana en Ramala. Antes, Anaïs Barbeau-Lavalette había rodado un documental en un campo de refugiados. Los productores son los de Incendies.

- Anuncio -

El retrato de la lastimosa situación es bueno y se agradece que se ponga de relieve la tremenda injusticia que sufre el pueblo palestino. Pero. Pero el guión es pobre, tosco, sin tener que serlo, se vuelve elemental y pierde fuerza. La protagonista, Chloë, es una médico canadiense que trabaja en un dispensario de Naciones Unidas, un soporte muy débil para construir un relato que se tambalea por su efectismo hasta llegar a descontrolarse, con unas opciones en la historia que te dejan perplejo.

La amistad de Chloë con una palestina y una soldado judía es una buena idea mal desarrollada, devorada por el fatalismo. Entiendo que no es nada fácil hacer una película como ésta y le reconozco sus aciertos, pero mentiría si les dijese que me parece buena porque no me lo parece. En la Berlinale ganó el premio de la Crítica.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Philippe Lavalette
  • Montaje: Sophie Leblond
  • Música: Levon Minassian
  • Duración: 102 min.
  • Distribuidora: Golem
  • Público adecuado: +18 años
  • Estreno es España: 7/6/2013

Canadá, 2012. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete